Integración a buen ritmo

Es bien sabido que tocar un instrumento conlleva muchas ventajas cognitivas y sensoriales. Sin embargo, la influencia de la música va más allá, pues también puede ayudar a que las personas encuentren el sitio que merecen en sociedad. Esta semana en 360 Grados Press hemos conocido de cerca un caso que prueba esto mismo.

[Img #17829]
Es una tarde de lunes cualquiera en la sede de Asprona (Asociación ProPersonas con Discapacidad Intelectual), de manera que en una de las salasdel fondo puede advertirse el sonido de tambores. La acústica del espacio no esla mejor, pero sí lo es la intención: se trata del ensayo semanal del grupo depercusión perteneciente a dicha organización. Allí dentro, cerca de unaquincena de jóvenes siguen las instrucciones de Manu Prieto, quien les enseña durante un par de horas. “Llevo aquí unos siete años. Entonces mepropusieron impartir unas clases con instrumentos. Cuando llegué, había ungrupo de solfeo. Me di cuenta de que los chicos necesitaban algo más animado,así que probé con la percusión y les gustó mucho“, explica.


De esta forma nació Asprona Timbals, un conjunto que pasó a completar en 2010 laescuela de música ya existente en la asociación, la cual también comprendeclases de baile y de guitarra. En este caso, la incorporación vino rodada. “Al principio, los padres fueron un pocoreticentes, pero muy poco. A medida que empezamos a funcionar y fuimosprogramando citas, no hubo problema. Incluso, llegamos a pensar que esto nospodría venir un poco grande, pero en absoluto. Además, la sociedad en generalnos ha acogido siempre muy bien“, comenta Manu.


[Img #17819]
La convicción de este profesor está más quejustificada, pues las actuaciones no han dejado de sucederse desde la creacióndel grupo. Así, el Palau de la Música de Valencia, la Universidad CEUCardenal Herrera, la Sala Wiki y la Sala La3 – muy conocidas en la ciudad –, la Feria de las Nacionescelebrada en pleno cauce del río Turia o los carnavales del barrio en el que seencuentra ubicada Asprona, el de Benimaclet, han servido de escenario para queestos chicos prueben su destreza con las baquetas.


Superaciónen todos los sentidos

Con todo, la música se ha convertido en una de lasiniciativas con mejor acogida de la asociación. Marco y María, entreotros, son un claro ejemplo de ello: ambos llevan años compaginándola con eltrabajo y otras tantas actividades, pero no vacilan ni un segundo en apuntarque ésta es su favorita cuando son preguntados sobre ello. Sin duda, losbeneficios que les reporta son decisivos. “Significamucho para ellos. Mejoran sus habilidades sociales, desarrollan sus capacidadesmotrices y, cuando actúan, sienten que tienen un papel en la sociedad que,quizá, de otra forma no tendrían“, argumenta Manu. Todo ello, además,condimentado con el factor diversión. En palabras de Fran, otro de los componentes del conjunto de percusión: “A mí me aporta muchas cosas. Sobre todo, ungran grupo de amigos en el que todos lo pasamos muy bien“.


[Img #17827]
No obstante, como cualquier entidad de caráctersocial que se precie hoy en día, el mérito de Asprona Timbals no solo reside enel papel que desempeña para sus miembros, sino también en el esfuerzo querealiza por sostenerse. En este sentido, un reivindicativo cartel a la entradade la sala de ensayo indica lo que, posteriormente, Manu confirma: “No recibimos ningún tipo de subvención oayuda. Hemos sido invitados por colegios y asociaciones de otras ciudades y nohemos podido acudir por falta de recursos. Eso sí, nos pagaron algo en laúltima actuación que realizamos en un festival de artes escénicas en lalocalidad de Mislata. Estamos muy contentos por ello“.


En cualquier caso, el lema de la escuela de música dela organización y, por ende, de Asprona Timbals, Con la música a todas partes,cobra más sentido cada día. Porque, a pesar de las limitaciones, este artepermite a sus socios avanzar tanto individual como colectivamente hacia laplena normalización en sociedad. Cierto es que aún les queda trecho porrecorrer, pero tienen ritmo para rato.

@LaBellver

Estefanía G. Asensi

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × uno =

Lo último en "Local"

Subir