Concierto de 'Rock en Familia' en La Rambleta de Valencia | Fotografía: Marga Ferrer
Concierto de 'Rock en Familia' en La Rambleta de Valencia | Fotografía: Marga Ferrer

Mi escuela es el rock and roll

Claudio Moreno
Claudio Moreno

Latest posts by Claudio Moreno (ver todo)

Dicen que el rock and roll está muerto y nadie parece alarmarse por ello, al menos no como debería: con aspavientos impetuosos, rebufos de disconformidad y manos a la cabeza. El rock es una herramienta esencial en la construcción de espíritus críticos; un patrimonio de tamaño incalculable levantado durante décadas con el afán de encendernos por dentro y por fuera. Es vulgaridad y sofisticación; cultura y contracultura; el rock es–sin exagerar– la mejor escuela en la que nos podemos matricular.

Arrincona los pupitres contra la pared y afina la guitarra en sol: la clase de hoy nos va a enseñar a ser personas mejores.

Concierto de 'Rock en Familia' en La Rambleta de Valencia | Fotografía: Marga Ferrer
Un niño con auriculares descubre junto a sus padres la experiencia del rock | Fotografía: Marga Ferrer

“Creo que el rock and roll transmite valores de tolerancia, respeto y amor por la cultura”, introduce JuanP Holguera, cofundador de Rock en Familia, un proyecto que sitúa a padres e hijos de toda España frente a músicos profesionales transformados en estrellas de la historia del género. “En el rock hay cabida para todo tipo de posturas e ideologías, no sólo ante la política sino también ante la vida”.  

Por eso, por su flexibilidad, desde el rock and roll se puede incidir en el respeto hacia el prójimo y en valores que se pueden aplicar a la música y a la vida en general. “Nosotros intentamos influir en ese sentido. Intentamos construir una generación que sea abierta y que respeto a los demás. En el rock hay todo tipo de ideologías, pero lo más importante es que sus seguidores construyan una mirada crítica y no manipulable que no se deje imponer las cosas”, resuelve JuanP.Ocurre que en demasiadas ocasiones el concepto de ciudadano crítico y los sucesivos planes educativos no terminan de mezclar bien. Es una paradoja, un contrasentido, pero, como pasa con el descenso a la intrascendencia del rock, en este caso tampoco hay una disconformidad efectiva.

Sigamos con las extraescolares: ¿qué más se puede aprender en el rock?  “Este estilo sin una banda no se entiende, de modo que se puede enseñar a trabajar de manera cooperativa”, aporta Irantzu, de la madrileña Tu Escuela de Rock. No es todo. Hay un valor incluso más importante: en el rock se penalizan los monólogos sin sustancia. El parlamento egocéntrico y banal. Si alguien puntea, será porque los demás le empujan al foco.

“En las escuelas de música moderna tenemos una forma de enseñar mediante el formato de combo. La banda. Aquí todos los integrantes tienen que escucharse y necesitan comunicarse bien entre ellos. A veces hay alumnos que se encierran en casa y se ponen tutoriales de Youtube, pero no están recibiendo lo más bonito de la música, que es el hecho de compartir”, añade Miguel, de la escuela musical Rock School Valencia.

Al ser preguntado por el nivel con el que llegan sus alumnos a la Rock School, Miguel se arranca con una crítica frontal al sistema educativo: “Vienen con un nivel pobrísimo, y es una consecuencia del nivel educativo que hay en los coles. Desde que yo estudiaba en primaria, hace casi 30 años, la educación musical apenas ha ido más allá de la flauta dulce, el tecladito y las típicas cancioncitas que no despiertan interés a nadie. La suerte es que ahora hay opciones más allá del conservatorio, escuelas que hacen otro tipo de enseñanza de una manera más moderna y sobre todo más divertida; pero no puede ser que la escuela privada sea la la única vía para que los alumnos aprendan música moderna y de calidad”.

Las fuentes consultadas abundan en la idea de que la enseñanza formal, en el plano musical, no engancha a casi nadie. O peor aún: malogra sus inquietudes musicales para siempre. Lo mismo que pasa con la selección de libros obligatorios; tras la etapa escolar cuesta remontar desde según qué lecturas. Quizás hay una solución en tender puentes con el alumnado, preocuparse de verdad por sus inquietudes: ¿qué escuchan ahora los jóvenes?  Música urbana. El género que le ha cuestionado la hegemonía al rock and roll. ¿En qué papel deja eso a los prescriptores de The Beatles, Led Zeppelin o Janis Joplin?

Concierto de 'Rock en Familia' en La Rambleta de Valencia | Fotografía: Marga Ferrer
En un concierto de rock para niños no pueden faltar las guitarras hinchables | Fotografía: Marga Ferrer

“Nosotros gozamos de un éxito tremendo gracias a que llegamos a una generación que ya está formada en la cultura del rock. Al final son los padres quienes quieren transmitir a sus hijos esa cultura, independientemente de lo que se esté escuchando ahora mismo”, afirma JuanP. “Lo que el rock and roll fue en los años 60 y 70, un movimiento transgresor y que rompía con una generación anterior, está pasando ahora mismo con la música urbana. En cualquier caso, conocer el pasado –también en lo musical– nos ayuda a encarar el presente con una perspectiva más amplia”.

Sea como sea, el presente no se entendería sin el legado que dejaron las grandes estrellas revientaestadios de las últimas cinco décadas. Estrellas que no desaparecerán por mucho que brillen hoy otros estilos musicales. El rock sigue siendo una escuela inmejorable, y a fin de ampliar las matriculaciones infantiles, hemos querido preguntar por el mejor acceso. Irantzu recomienda a los Beatles, los Rolling Stones y Creedence Revival. Por su parte, JuanP propone a Queen por ser su año –cinematográfico– y por contener todos los ingredientes de la banda perfecta. Para cerrar, Miguel elabora una argumentación más ecuánime: “Cualquier grupo es bueno. Me da igual que escuchen a Extremoduro o a Rocío Jurado, lo importante es que el artista despierte un interés musical en el pequeño y eso le sirva para seguir escuchando cosas”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × 5 =

Lo último en "Cultura"

Subir