Canal de Zurich
Canal de Zurich

7 ciudades más bellas para visitar en Suiza

Vivimos en un mundo magnífico que ofrece paisajes naturales de ensueño al lado de ciudades espectaculares llenas de historia, cultura y obras de arte. Si todavía no has elegido el destino para tu próximo viaje, te aconsejamos optar por un país que une naturaleza maravillosa y ciudades encantadoras: Suiza.

Se trata de un país que cuenta con escenarios de ensueño, donde podrás disfrutar de actividades deportivas y culturales. Suiza es un país muy peculiar, pero para darte cuenta de eso es necesario que lo visites. Te adelantamos una pequeña curiosidad ¿Sabes que hay cuatro idiomas oficiales? Según la zona, se hablará alemán, francés, italiano o romanche. No encontrarás dificultades si hablas inglés, pero para que tu travesía sea más sencilla, es bueno que te informes sobre el idioma que se habla en cada ciudad que vas a visitar. Si quieres saber más sobre la variedad de idiomas en Suiza puedes leer revistas especializadas como la de Babbel, que te ofrecerá una visión completa de la situación lingüística de este país.

Conoce las ciudades más bellas de Suiza, ¡prepara tu maleta!

BernaEntre sus calles rodeadas de edificios antiguos encontrarás bares, tiendas o restaurantes donde saborear los platos típicos de la ciudad y sus especialidades: el chocolate y el queso. Su Casco Antiguo ha sido declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, y de hecho se trata de una verdadera joya arquitectónica medieval. La Torre del reloj es uno de los monumentos más importantes de la ciudad, además de su catedral gótica y del ayuntamiento. Para cerrar tu visita con broche de oro, visita el mirador del Rosengarten para deleitarte con las vistas mejores de Berna.

Berna

Ginebra

Cosmopolita, lujosa, encantadora. No en vano es la sede de la Cruz Roja, de las Naciones Unidas y de otras organizaciones internacionales. Ginebra, la ciudad de los parques, es ideal para dar paseos en bicicleta, y entre sus atractivos que no puedes dejar de visitar es imprescindible el Jet d’Eau, el surtidor de agua de 140 metros de altura, ubicado a orillas del lago Lemán. Además, no te olvides del famoso Horloge Fleurie, el reloj de flores del Jardín Inglés, parada obligatoria en el país de la cuna del reloj. Por supuesto, en todo recorrido por la ciudad tampoco debe faltar la majestuosa catedral de San Pedro, uno de los lugares más bellos e interesantes de Ginebra.

Zúrich

¿Quién no querría visitar la ciudad catalogada como la segunda con mejor calidad de vida del mundo? Si eres amante del arte, de la música y de la vida nocturna, Zúrich es perfecta para ti. En esta ciudad no hay oportunidad para el aburrimiento. Puedes pasear en barco por el río Limmat o el lago de Zúrich, perderte por el barrio del casco antiguo de Niederdorf, visitar algunos de sus cientos de galerías y también más de 50 museos, deleitarte, si eres amante de la moda, en Bahnhofstrasse, para encontrar las más reconocidas marcas de joyas y accesorios.

Zurich

Friburgo

Sin duda es uno de los lugares más turísticos de Suiza. Es imprescindible conocer su casco medieval que goza de al menos unas 200 fachadas góticas del siglo XV. Para tener una perspectiva diferente de la ciudad, sube al funicular de Friburgo que no se impulsa con gas ni electricidad, sino con las propias aguas depuradas de la ciudad.

Déjate sorprender por la estupenda catedral de San Nicolás y los hermosos puentes que cruzan el río. Entre ellos, los más destacados son Pont du Milieu y Pont du Berne. En ellos y en sus fuentes medievales podrás sacar fotografías muy bonitas.

Lucerna

Quizás no te lo habían dicho, pero Lucerna es conocida como una de las ciudades más bellas de Europa. Está situada a orillas del lago de los Cuatro Cantones, uno de los más bellos del mundo, que tiene, además, el puente de madera más antiguo de toda Europa. Cuando la visites, recorre el Puente de la Capilla del siglo XIV y visita la Torre del Agua. Tampoco puedes dejar de visitar el famoso monumento del León Moribundo, una escultura situada sobre una pared de roca que infunde al espectador una melancolía y un sentido de tristeza profundo, ya que verlo es como sentir al león vivo en pleno dolor.

Lucerna

Zermatt

Llegamos al paraíso de todo alpinista, excursionista, y amante de las vistas más bellas. Aquí no hay cabida para vehículos a motor, ya que son todos eléctricos. Cuando visites este hermoso lugar podrás entrar en contacto con la naturaleza más salvaje. Su exclusiva estación de esquí a los pies del Cervino es una parada inevitable, y en el verano, cientos de excursionistas utilizan el teleférico para subir a las montañas aledañas. En esta ciudad hay pistas de hielo públicas para patinar al aire libre, y sus preciosas calles, donde se encuentran tiendas, restaurantes y hoteles, tienen un perfecto ambiente de esquí.

Basilea

Esta pequeña joya de Suiza, que alberga museos considerados entre los mejores centros de arte de todo el mundo, como la Fundación Beyeler, está muy cerca de las fronteras de Suiza con Francia y Alemania. Los lugares imprescindibles son, claramente, el casco antiguo medieval, y la catedral de estilo gótico del siglo XII. El símbolo de la ciudad, sin embargo, es la Puerta Spalentor, que es una de las tres puertas que se conservan de la antigua muralla de la ciudad, y el corazón de la misma es el Marktplatz, una de las plazas más importantes donde se encuentra el mercado de frutas, verduras y flores más famoso de la ciudad. En la misma plaza podrás ver el Ayuntamiento, un edificio imponente de color rojo que alberga pinturas y escudos de los trece cantones. ¡Todo un encanto que hay que conocer!

Basilea

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

diecisiete + 2 =

Lo último en "Portada"

Subir