Las Descalzas Reales: La joya de los monasterios

En pleno centro de Madrid, a escasos metros de la Plaza Mayor y del bullicio de Preciados, pasando en muchos casos desapercibido para los turistas y para los propios habitantes de la capital, el Monasterio de Nuestra Señora de la Visitación esconde en su interior un tesoro artístico que poco tiene que ver con los preceptos franciscanos de las monjas de clausura que lo habitan. 360gradosspress se adentra en la grandiosidad de las Descalzas Reales.

[Img #17593]

Construido sobre un antiguo palacio,posiblemente uno de los más antiguos de Madrid(algunos historiadores datan su construcción en pleno siglo XII, en tiempos deAlfonso VI), y lugar de muchas proclamaciones reales de la época, fue en 1.557cuando Juana de Austria, hermana delrey de España Felipe II y ya viudadel príncipe Juan Manuel de Portugal, fundó en sus instalaciones este conventode monjas franciscanas descalzas. 22 años antes, en aquel mismo lugar, habíatenido lugar el nacimiento de la propia Juana de Austria, hija de Carlos I e Isabel de Portugal. Suvinculación al monasterio es tal que en él yacen sus restos, enterrados en unacapilla con escultura funeraria realizada por Pompeyo Leoni.


Su capilla es uno de los muchoslugares del monasterio que quedan ajenos al visitante. Tras casi cinco siglosde historia, en su interior sigue habiendo 19 monjas de clausura, por lo que lavisita a este antiguo palacio perteneciente al Patrimonio Nacional apenas abarca un 20% de la extensión del recinto. Espaciosuficiente no obstante para admirar la grandeza del lugar y quedarsepetrificado ante el increíble valor artístico de todas las joyas que seencuentran en su interior y que poco tienen que ver con el voto de pobrezapropio de la orden franciscana.


La explicación de tal despliegueartístico de incalculable valor económico se debe en gran medida a susorígenes. Fundado por la realeza, en sus inicios sólo eran admitidas monjas dela alta aristocracia castellana, lo que supuso para el monasterio un sinfín dedonaciones que se unieron a los enormes posibles de Juana de Austria y de su hermana María, que falleció también en LasDescalzas en 1.603. De aquel siglo XVII se conservan aún pinturas al fresco enla maravillosa escalera barroca. Un prodigio artístico que deja a losvisitantes con la boca abierta por sus espectaculares pinturas murales, obra degrandes artistas de la época como AntonioPereda, Claudio Coello y José Jiménez Donoso.


Tras el impacto y el asombro causadopor la escalera que da acceso a la planta superior, el resto de la visita es unrecorrido por numerosas estancias (algunas usadas a diario por las monjas declausura del monasterio) repletas de pinturas  (muchas de ellas barrocas) dignas de losmuseos más importantes del mundo aderezadas por azulejos originales de cerámica de Talavera de la Reina.Artistas de la talla de Tiziano,Francisco Melzi (el que fue discípulo favorito de Leonardo Da Vinci), Bernardino Luini, Juan de Mena, GregorioHernández o Francisco Ricci firman algunas de las más de 10.000 obras dearte censadas en el Monasterio.


Y entre todas ellas, brillando con luzpropia, once de los veinte tapices (nueve de ellos quedan fuera de la visita)tejidos en Bruselas por los telaresflamencos de Raes y Geubels y diseñadospor Rubens por encargo expreso de la infantaIsabel Clara Eugenia, hija de Felipe II y Gobernadora de los Países Bajos,en el que fue uno de los proyectos más ambiciosos del barroco europeo y uno delos principales trabajos de Rubens.Una guinda de oro para las DescalzasReales, la gran joya de los monasterios españoles. 



Monasterio de las Descalzas Reales. Horario de visita: De martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 16 a 18:30. Domingos y festivo de 10 a 15 horas. Precio de la visita guiada: 7€

@acordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

20 + 10 =

Lo último en "Viajes"

Subir