La sensación de los 80

360gradospress.com emprende un viaje esta semana hacia los añorados años 80-90 para conocer los estereotipos sociales y los looks de los jóvenes de “Sensación de vivir” que ahora se observan en las pasarelas de moda y en las revistas especializadas.

Miraba. Cogió un cigarrillo. Jugó con él, entre sus dedos. Pegado a sus labios. Susurraba el murmullo de la noche. Olía a verano, el viento era cálido, nocturno y mediterráneo. El humo se desvanecía formando castillos encerrados. Volvía a mirar las calles, mojadas a causa de la humedad. El aroma había cambiado. Flotaron los recuerdos. El espectro deambulaba, cansado, atado a la rebeldía, encadenado. Un reflejo en el espejo de los disfraces. Rió con lágrimas. Volvía a él. Una mueca de añoranza, de recuerdo guardado y de café añejo le devolvió la sonrisa. Estaba con mujeres, bellas, sin bisturí que deshojaban sus cuerpos con faldas plisadas que se inmovilizaban en la cintura de colores pasteles, con labios rojizos y melenas al vuelo que desafiaban el tiempo. En un local donde brotaba el humo se escuchaban las risas de los jóvenes. Conversaban sobre política, exámenes y familia. Las mujeres esperaban. Sentadas. Asediadas. Decadentes, pero brillantes, como una melodía de Billie Holiday. En la pequeña pantalla estaban ellos. Los de Los Ángeles, los adinerados, los tostados por el sol, los inconfundibles, los que les preocupaba la vida, los que poseían valores morales, los que nos divertían, los que nos provocaban sensaciones y de los que ahora copiamos, reproducimos y calcamos sus estilismos.

Influencia ‘Made in USA’
En la pasada década de los 90, empezaron a emitirse varias series de televisión en Estados Unidos. El público objetivo de algunas de estas series no era otro que los jóvenes y adolescentes americanos. Estas series reflejaban la realidad cotidiana de aquellos jóvenes y los problemas que a éstos les preocupaban con multitud de argumentos y tramas que hacían las delicias de millones de adolescentes. Solían estar ambientadas en un instituto o colegio que era el centro de la vida social de los protagonistas. De este modo, resultaba un medio más fácil para poder llegar al público joven de clase media y así, obtenía altísimas cuotas de share que, más adelante, servirían a estas series para cruzar el charco e instalarse en Europa durante varios años y en España hasta la actualidad.

Sensación de vivir“, “Salvados por la Campana” o “California Dreams” fueron, a finales de los años 80 y principios de los 90, series que marcaron una época en la televisión debido a sus estereotipos sociales. El impacto social de dicho formato fue monumental, dado que la pequeña pantalla, dejó de ser un elemento de lujo para convertirse en un avance tecnológico al alcance de todos. Los valores sociales que estas series transmitían en sus inicios eran el compañerismo, la amistad, la familia y el amor… Valores todos ellos que conferían una moral y una ética cuanto menos plausible, digna y meta de muchos jóvenes en aquella época.

Sin ir más lejos, la cadena de televisión Telecinco, el año pasado emitía episodios de “Sensación de Vivir” los fines de semana por la mañana. Existen unos personajes y unos estereotipos basados y concebidos en unos roles sociales que han venido a España y a nuestras series. Vemos como en el caso concreto de “Sensación de Vivir” existen problemas sociales donde los protagonistas caen en los mismos tópicos que en las series españolas. De tal modo, hablamos de un modelo fundamentado en ‘Made in Usa’ que recrea los problemas y las soluciones a estos dilemas o complicaciones de los jóvenes.

La televisión posee ventajas como la pluralidad, la diversidad, la multiculturalidad y la democracia, lo que se pretende es que los jóvenes televidentes aprendan a realizar un análisis crítico de lo que ven y participen activamente de lo que se les ofrece en la televisión.
De este modo, en estas series de EEUU se podían ver unos roles sociales que mostraban unos estereotipos que actualmente se observan en diversos colectivos sociales y que se han extrapolado de la pequeña pantalla a la vida real.

Personajes estereotipados
[Img #15129]
Comenzamos por Brandon, el novio perfecto que causó furor entre las quinceañeras de la época y líder de la pandilla. Era un joven responsable, amigo de sus amigos, buen estudiante y tenía presente a la familia para cualquier situación. A sus 38 años, Jason ha intervenido en series como “Médium” y “Love Monkey” y ha ejercido también como director y productor. Esos ojos verdes esmeralda han sido recreados y recordados en la pequeña pantalla desde los 90.

 

El otro extremo de la moneda es Luke Perry, el rompecorazones del instituto. Dylan McKay, era el típico chico rebelde, con problemas con las drogas y el alcohol, pésimo estudiante  aunque sagaz y astuto. Su estilismo era muy básico, pero muy pragmático: solía vestir vaqueros combinados con chaquetas de cuero, rememorándonos al fallecido James Dean en películas como “Gigante” o “Rebelde sin causa“. Ha protagonizado la serie “Jeremiah” y ha tenido pequeñas intervenciones en “Will&Grace“.

 

Una joven a seguir es la polémica Shannen Doherty, la guapa e inteligente Brenda poseía una falta de superficialidad que tanto caracterizaba a sus amigas. A pesar de su alto nivel interpretativo, fue la que tuvo el personaje más corto, aguantó hasta la cuarta temporada por problemas personales muy relacionados con asuntos de malas compañías y consumición de sustancias. La cabellera rubia la ocupaba Jennie Garth, la sexy Kelly era la que poseía los cabellos dorados y a la que todos deseaban. Jennie Garth fue de las pocas que aguantó las diez temporadas, pero tras el éxito de “Sensación de Vivir” la actriz tampoco ha llegado a consolidarse en su profesión. Participó en “Melrose Place” y en numerosas películas de sobremesa. Su último trabajo ha sido “Lo que me gusta de ti“.

 

La hija de papá, dentro y fuera de la pequeña pantalla, fue Tory Spelling. Donna, la niña mimada, rica y torpe duró hasta la última temporada obsequiándonos con un papel de banalidad que ya comenzó a aburrir al gran público. La hija del fallecido Aaron Spelling no ha tenido suerte en su faceta profesional. Ha interpretado papeles en películas de serie B aunque también ha tenido su intervención en “Scary Movie 2“. El hombre atractivo, sexy y desafiante era Ian Ziering. Steve era un adolescente que no iba bien en los estudios, pero poseía un alto nivel económico que le permitía realizar cualquier soborno para que sus notas fueran en aumento.

 

Profesionalmente tampoco ha tenido mucho éxito, pero lo hemos podido ver en “Striped Down” o “Domino“. Un joven tímido, sensible, que amaba la música y que comenzó con sus «pinitos» en la radio de la escuela es Brian Austin Green. A David lo recordamos por ser el novio de Donna, gracias a la cual se integró en la pandilla de los ricos de Beverly Hills. Pero al igual que David, Brian siempre ha sentido pasión por la música y de hecho empezó su carrera como cantante con el álbum “One Stop Carnival” y recientemente ha participado en algún capítulo de “C.S.I.” Si hablásemos de la joven que era insaciable para el estudio y que no bajaba de sus matrículas era Andrea. Una chica sencilla que nada tenía que ver con el glamour y la superficialidad de Beverly Hills. Una periodista de instituto que tenía unos férreos valores morales y que no encajaba con los tópicos sociales del momento. Su definición era su excesiva diferenciación con respecto al grupo.

La actualidad: moda de los 80-90

Las décadas de los 80-90 dejaron de limitarse sólo al maquillaje, al peinado y a los complementos. Lo que deseaban las mujeres de la época era destacar en sus trabajos. ?El cuerpo debía lucir natural y entrenado, así la gente rica contaba a diario con la asistencia de su entrenador personal, esto no sólo se trataba de mantener un buen estado físico sino de un estilo de vida que diferenciaba a los más pudientes. ?Durante el día las mujeres sólo usaban tonos naturales para maquillarse, ya que podían lucir un cutis perfecto gracias a los tratamientos dermatológicos. ?La moda de los años 80 es quizás una de las más recordadas.

 

El volumen, los colores y las exuberancias eran moneda corriente al vestirse. Si durante los 70 las camisas se usaban apretadas y los pantalones sueltos, en los 80 eso cambiaría rotundamente. ?Las piezas más emblemáticas de la década fueron las camisetas holgadas y coloridas, frecuentemente estampadas y con grandes hombreras; también los pantalones ajustados; los chalecos, las faldas rectas y minifaldas. El lujo y la ostentación se hacían sentir a través de la alta costura y de la mano de algunos diseñadores como Christian Lacroix, que reflejaban el significado elitista de la moda. Calvin Klein y Giorgio Armani se encargaban de vestir perfectamente a la mujer para el trabajo. ?El estilo punk influía en los varones con el uso de aros y glorificaba los brazaletes de cuero. ?Madonna impuso su estilo con polleras pantalón, medias de red, leggings, tops crucifijos, guantes sin dedos y cadenas de strass y Michael Jackson popularizó las chaquetas, los pantalones de cuero y el uso de cierres.

 

En la actualidad podemos observar las millones de revistas especializadas en moda y los diseños que se dibujan en la pasarela que son una copia de los años 80-90 y más concretamente de los protagonistas de “Sensación de vivir“. En cuanto a las mujeres vemos los accesorios, complementos barrocos, sobrecargados como el caso de los pendientes que cuelgan hasta el cuello y que los han ilustrado Dolce and Gabbana para su colección primavera-verano 2012. Además estamos divisando un look vintage en cuanto a las gafas de sol, de estilo muy minimalista como las que llevaba John Lennon. Cabe añadir que las jóvenes de la serie llevaban un look muy desenfadado, dinámico y que ahora lo estamos vistiendo nosotros: estampados florales, vestidos ultra-cortos, pantalones-shorts de talle alto, colores carmesí y corales, peinados que actualmente se llevan como el de Brenda o el color de Kelly, colores blancos puros y blazers.

 

La era del vaquero se popularizó en esta serie y lo podemos ver en pantalones, camisas o chaquetas como símbolo de rebeldía y de juventud. Actualmente, mujeres y hombres, apostamos por el vaquero por ser una prenda muy práctica, cómoda y camaleónica, ya que, puedes usar unos jeans para un look de día como de noche, sólo nos hará falta cambiar el calzado. No nos podemos olvidar de los colores que llevaba Brenda en la serie, pasaban desde la eternidad del negro hasta los actuales azules eléctricos, rojizos, carmesí o incluso los naranjas. Sin olvidarnos de la combinación de los blazers o chaquetas americanas que combinaban Kelly y Brenda y que ahora son un “must have” desde ya hace bastantes temporadas.

 

En cuanto a los pantalones de talle alto, son imprescindibles para las mujeres con curvas, en la serie, Andrea los combinaba con camisas florales, como ocurre en la actualidad. La última moda son las transparencias y los encajes, la prenda favorita de la sexy Kelly y de Donna que lucían con una gran maestría y elegancia cuando estaban en una fiesta. Fieles a Victorio y Lucchino los lunares se vieron en “Sensación de vivir” y ahora los podemos observar en el cuerpo femenino en diversas modalidades, grandes, medianos, pequeños y customizados. El elemento estrella era el cuero, en los pantalones y chaquetas para los hombres. En la actualidad adquirir una buena chaqueta de cuero es un valor seguro que reporta dinamismo, juventud e inconformidad. Los vestidos florales idénticos a los que vemos en las tiendas de masas o incluso en las de alta costura estaban impuestos a la calidez y belleza de Brenda, ahora buscamos nuestro vestido ideal de estampados florales provenzales. Por último, los estampados de todo tipo los vemos en la serie en la figura de Donna, tan similares a los de la línea Versus de Versace que ahora se han popularizado de una manera excesiva.

 

Estamos ante la era de los 80-90 que nos ha vuelto a sorprender, a reinventarse y a seguir uno de los mejores consejos que es rebuscar por los armarios de las mamás y de las abuelitas porque las prendas ideales están con tan solo abrir una puerta familiar y traspasar una o dos generaciones. De hecho, mi prenda estrella ha sido encontrar un vestido de lunares de mi queridísima abuelita, impecable y hecho por un modisto valenciano. ¿Cuál será la tuya?

Ellos ya no son espectros, no están encerrados en los espejos del alma, los diseñadores han matado al tiempo, han detenido el tic-tac de la moda para que volvamos a los diferentes, controvertidos y verdaderos años 80. Donde el aroma a los estampados de Versace, las hombreras, los rebeldes vaqueros de James Dean, los vestidos florales, los mini-shorts y los colores flúor se desempolvan del baúl de los recuerdos que ahora se abre y se establece en la onda con esa llave mágica que algunos escondíamos pensando que algún día, no muy lejano, volvería a abrir la reinventada era de los 80.

@InmaAB1

[Img #15130]

Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 × 2 =