El mal ajeno

Una especie de capítulo de la serie de televisión Hospital Central que se queda a medio camino de todo. Con un reparto de lujo y el aval de Alejandro Amenábar el resultado no podía ser más desilusionante.

[Img #20620]
Llega con el aval de Alejandro Amenábar y uno se espera algo pero a medida que van pasando los minutos le da la sensación de estar viendo un capítulo más de la serie Hospital Central. Diego (Eduardo Noriega) es un médico inmunizado ante el dolor ajeno. Está en pleno proceso de separación y tiene una hija. El compañero sentimental de una de sus pacientes que ha intentado suicidarse le pega un tiro pero sale con vida. Resulta que el agresor está casado con otra mujer (Belén Rueda) y ésta se lía con el médico. ¡Ah! Y la hija de Diego también se lía con el aprendiz que acompaña a Diego que actúa como si fuera su sombra.

 

Perdonen por destriparles un poco de la historia pero no se me ocurría mejor manera para justificar el primer párrafo de estas líneas. El mal ajeno, dirigida por Óskar Santos, es un thriller carente de intriga con más pretensiones que aciertos. No sorprende y la trama es predecible; en resumen: es un fracaso. Al menos a mi juicio que esperaba mucho más teniendo en cuenta el cartel. Imagino que el objetivo del director era trasladarnos el sufrimiento, la desesperación y la resignación de los protagonistas pero eso lo consigue con los espectadores.

 

Quizá si alguno de ustedes se anima a verla, al principio, pensará que quien les escribe se ha confundido de largometraje o lo ha visto en un mal momento. No se engañen. Empieza bastante bien, con cierto ritmo y alguna que otra escena impactante pero a medida que van pasando los minutos todo eso queda en agua de borrajas. El mal en este caso no es ajeno, es propio del que sufre teniendo que ver esta película. Mala.


@JavierMontesCas

David Barreiro

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos + 4 =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan

Gitano

Te gustaba beber la vida de un trago y viajar por un
Subir