Palestina: periodismo dibujado

En los años 60 del siglo XX el periodismo se reinventó gracias a la literatura. Lo que Tom Wolfe, entre otros, acuñó como nuevo periodismo supuso la revolución de hibridar la información con el arte de contar historias. Y de hacerlo rematadamente bien. Cincuenta años después podemos estar a las puertas de otra evolución del género. Las viñetas son una nueva manera de hacer periodismo y autores como Joe Sacco llevan demostrándolo desde la publicación de Palestina, hace casi 20 años.

[Img #21647]

 


[Img #21645]
Joe Sacco se dio a conocer cuando uno de los American Book Award de 1996 galardonaba una obra arriesgada y poco habitual titulada Palestina. Se trataba de una colección de viñetas que narraban las vivencias del autor en la Franja de Gaza a lo largo de 1991 y 1992. Un trabajo puramente autobiográfico que respondía a la necesidad de Sacco de entender exactamente qué estaba ocurriendo en ese rincón del mundo.

 

Nacido en Malta pero criado en los Estados Unidos, Sacco tuvo claro en el instituto que lo suyo era el periodismo aunque después de graduarse no llegase a ejercer durante demasiado tiempo como periodista. El trabajo cotidiano de la redacción en un medio pequeño se le antojaba a Joe Sacco como algo tedioso. Curiosamente lo que durante años había sido una mera afición, el dibujo y la ilustración, empezó a ganar importancia para él como medio de expresión. El cómic underground de los 80 había demostrado que los tebeos podían también dedicarse a asuntos serios. Algo que vino a ratificar el premio Pulitzer que recibió Maus de Art Spiegelman.

 

Influido por esta circunstancia y con algunos contactos ya con el mundo del cómic, Sacco convirtió su periplo vital por la Franja de Gaza en un ejercicio de periodismo sin precedentes. Con el compromiso que supone el situarse en primera línea, Joe Sacco dedicó casi un año de su vida a compartir el precario día a día de los palestinos y su enfrentamiento continuo con sus vecinos, obsesionado en descubrir los por qué de este conflicto viejo y terrible.

 

[Img #21646]
Sin maniqueísmo pero con voluntad de denuncia, Sacco inaugura así un estilo que, a lo largo de los años, se ha convertido en marca de la casa. Tras Palestina, sus viñetas se poblaron con otros conflictos como el yugoslavo que retrata en Gorazde, zona protegida, y que con frecuencia se han asomado a las páginas de los periódicos, inaugurando ese nuevo tipo de periodismo del que hablaba al principio, a medio camino entre la crónica y la viñeta. Buena muestra de ello son sus colaboraciones para grandes cabeceras internacionales como The New York Times, Time Magazine o The Guardian, donde sus trabajos empiezan a ser habituales.

 

Tal vez Joe Sacco no sea el único representante del nuevo tipo de viñetas que la enorme difusión de tabletas y smartphones está haciendo cada vez más popular. No se puede comparar en lo gráfico con otros creadores que en su momento también destacaron por su compromiso con el realismo social como Eisner. Sin embargo no se le puede negar un mérito, y es grande, ha sabido aunar como nadie el compromiso del periodismo y con el impacto visual del cómic para reinventar el arte de contar historias. Sobre todo historias reales.


@elplumilla

Laura Bellver

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

ocho + 4 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir