Fatale: cita con Lovecraft

H. P. Lovecraft es un escritor prácticamente desconocido para el gran público. Sin embargo no hay aficionado a la literatura fantástica y de terror que no le deba un buen puñado de pesadillas. Desde Stephen King a su hijo Joe Hill, todos los escritores que han jugado al miedo están en deuda con él. Los de cómic, también. Por eso incluso los guionistas reputados con series premiadas y bien reconocidas a sus espaldas no tienen ningún problema en reconocer sin ambages las influencias del maestro. Y cuando se lanzan a escribir una historia de horror, como Fatale de Brubaker, deciden no andarse con remilgos y servirnos una generosa ración de terrores lovecraftianos.

[Img #23764]


 

[Img #23765]
La historia empieza en un cementerio. Con una mujer que oculta un secreto. Uno terrible que es capaz de destrozar la vida de todos los que la rodean. Sobre todo de los hombres que se obsesionan con ella. Muchos a lo largo de los años. De muchos, muchos años. Porque su historia dista mucho de ser la de una mujer normal. Es alguien que huye de una maldición desatada en el mundo por un horror inconmensurable venido de más allá del tiempo y del espacio.

 

[Img #23762]
Fatale viaja entre dos épocas que se entrecruzan para ir construyendo un relato complejo en varios tiempos. Así, tras un inicio en los años 70, viajamos pronto al pasado para conocer a Josephine, una Femme Fatale de libro que cuya vida, sin embargo, está peligrosamente relacionada con unos macabros asesinatos rituales que ponen en jaque a la policía.

 

Brubaker, con su inestimable Sean Philips a los lápices, vuelve a la estética noir más clásica para regalarnos una historia que mezcla el estilo visual de los años cincuenta con las tramas más típicas del pulp  de principios de siglo: monstruos, cultos milenarios y sectas ocultistas desatan un escenario de pesadilla que convierte el San Francisco de después de la Segunda Guerra Mundial en una trampa mortal poblada de horrores de otro mundo.

 

De momento van ya varios tomos publicados que han ido poco a poco enrevesando esta historia que no solo entusiasmará a los fanáticos de Brubaker y de Philips. Fatale es un título imprescindible también para los seguidores del género fantástico. Sobre todo para aquellos que sepan que en R’lyeh no está muerto lo que duerme eternamente 😉


@elplumilla

Laura Bellver

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

18 + tres =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir