KGB: Los demonios del Kremlin

El cómic, la literatura pulp e incluso el cine han coqueteado con los devaneos ocultistas del nazismo. Desde Helboy a ese simpático engendro que es Iron Sky; tenemos hasta videojuegos que tocan directamente el tema. Pero ¿qué ocurrió después del Tercer Reich con ese legado místico? Un cómic francés –una BD– juguetea con la idea de que el ocultismo nazi encontró un heredero en otra cruenta dictadura poco dada, curiosamente, a ejercicios de espiritismo: justo al otro lado del Telón de Acero.

[Img #23346]


 

[Img #23347]
Estamos en 1961. Las estrellas brillan sobre las altas torres del Kremlin. En el palacio, los burócratas están ocupados sin percibir el terrible peligro que les amenaza. El búnker subterráneo de Stalin aún contiene secretos aterradores entre los que se cuentan incluso terribles demonios sedientos de sangre. Al menos eso es lo que se cuenta varios pisos por encima de esas catacumbas soterradas. Aunque los buenos comunistas jamás darían pábilo a esas leyendas urbanas. Hasta que Leonid Brejnev, el Primer Secretario del Partido, está a punto de morir anegado por el terrorífico ataque de una bruja. Y no será el único. Poco a poco todos los altos dirigentes de la URSS son víctimas de ataques similares. Ataques completamente inexplicables.

 

[Img #23344]
Dos peculiares agentes del KGB, Dimitri y Ava, deberán descubrir quién, o qué, está detrás de esta conspiración y expulsar a los demonios del Kremlin; para lo que tendrán que llegar a poner en riesgo no solo su propia vida si no, también la integridad de su alma.

 

La novedad de la historia radica, principalmente, en el escenario soviético. Un ambiente tradicionalmente alejado de los argumentos de corte gótico herederos del pulp de terror pero que, curiosamente, funciona bien en el terreno de la fantasía. La combinación de ciencia ficción y horror llega incluso a recordar por momentos algunos de los relatos de Lovecraft aunque la mitología con la que trabajan los autores rememora hasta cierto punto la desarrollada por Neil Gaiman para su inmortal Sandman.

 

Ilustrados por Malo Kerfriden con el estilo clásico de la BD realista del país vecino y escritos por Valérie Mangin –la guionista de, entre otras, la serie Luxley– KGB es una interesante aventura fantástica que coquetea con los mitos clásicos del terror ocultista. Publicado originalmente en Francia en cuatro volúmenes, 001 Ediciones ha recopilado toda la obra en dos tomos que desde no hace mucho se encuentran a la venta en España.


@elplumilla

Lorena Padilla

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cinco + trece =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir