Los Reyes Magos más solidarios

La organización Reyes Magos de verdad se encarga de hacer que los niños y ancianos más necesitados recobren la ilusión en Navidad recibiendo el regalo específico que piden en sus cartas, que una vez escaneadas se las hacen llegar a los voluntarios que se inscriben en su página web.

[Img #23357]

 

Estamos ya a menos de un mes para que Sus Majestades los Reyes Magos lleguen a nuestras casas con esos regalos que llevamos todo un año esperando. Tanto los más pequeños de la casa como los mayores empiezan ya a escribir las cartas con sus deseos, y los catálogos de las tiendas de juguetes inundan los buzones de las casas. Diciembre es el mes de la navidad, de los regalos y las compras, de la ilusión. Hace ya nueve años, un grupo de amigas de Madrid se percataron de que hay mucha gente, niños y ancianos, que por su situación no pueden ser partícipes de esos bonitos momentos. Por eso, Isabel Lacambra junto con otras 6 amigas, todas ellas voluntarias habituales en diferentes centros como cárceles y orfanatos, decidieron ponerle fin a esta situación. Los niños que viven en este tipo de lugares están acostumbrados a recibir “las sobras” o juguetes rotos que otros niños con más suerte ya no usan, y también merecen disfrutar del momento mágico de recibir el regalo que quieren. Así que para conseguir que la magia de la navidad no sea solo cosa de unos cuantos, nace el proyecto Reyes Magos de Verdad.

 

“¿Para qué escribir la carta a los Reyes Magos si nunca me traen lo que pido?”

 

Este grupo de amigas se dio cuenta de que en el centro de acogida con el que colaboraban, los niños pasaban las navidades tristes, sin ilusión y que además ninguno escribía ya cartas a los Reyes Magos. Al preguntarles por qué, los pequeños respondieron con esa sinceridad que caracteriza a los niños: “¿Para qué voy a escribirles si nunca me regalan lo que quiero?” esta pregunta fue la fuente de inspiración para las voluntarias, que se pusieron manos a la obra para conseguir que esos niños, como todos los demás, pudiesen hacer realidad su sueño en Navidad.

 

¿Pero cómo hacerlo? La primera tarea fue enviar correos electrónicos a sus amigos y conocidos, haciéndoles llegar las peticiones de los niños y pidiendo que, el que pudiese, colaborase con ellas para hacerles el regalo que habían pedido. De la nada, pasaron a 150 personas solidarias que se convirtieron en Reyes Magos por primera vez hace nueve navidades. “El boca a boca hizo el resto” asegura Isabel Lacambra, una de las socias fundadoras del proyecto. “Año tras año hemos ido creciendo, el año pasado más de 5.900 niños y ancianos recibieron su regalo soñado, y estas navidades esperamos llegar a los 8.000“.

 

[Img #23358]

 

Hoy en día su trabajo consiste en pedir a los niños y ancianos que escriban una carta con un máximo de tres regalos, cuyo precio oscile entre los 25 y los 35 euros. Después la escanean y se la hacen llegar a las personas que previamente se han inscrito en su página web www.reyesmagosdeverdad.org. Estos nuevos Reyes Magos solidariosdeberán ponerse en marcha para encontrar el regalo perfecto para el niño que les ha sido asignado, envolverlo con cuidado y entregarlo en la dirección indicada” explica Isabel. Después los coordinadores de Reyes Magos de Verdad los reciben, los clasifican y los reparten en el centro correspondiente para que el 6 de enero los niños puedan recibir su regalo, el que ellos realmente querían. Confiesa que es un trabajo laborioso pero que realizan con muchas ganas porque compensa, “es una gozada ver la cara de ilusión de los niños al abrir su paquete“. Por ello, en muchos casos incluso organizan fiestas de entrega de los paquetes en los centros, con los Mensajeros Reales disfrazados de Reyes.

 

Reparten regalos de todo tipo

 

Isabel cuenta con una gran colección de anécdotas referentes a los regalos que tanto los niños como los ancianos piden: “Claro está, muchos pequeños quieren recibir el juguete que está de moda en la televisión, pero otros nos sorprenden mucho“. Con cariño recuerda a un niño que pidió una sartén nueva, porque la que tenía su madre no tenía mango y se quemaba las manos cada vez que cocinaba, y a otro que pidió un saco de dormir para no pasar frío por las noches, ya que dónde vivía no siempre había camas para todos. Las personas mayores, como todo el mundo, también tienen deseos en Navidad y lo que más piden es “sentirse queridos, la paz en el mundo, y sobre todo, que alguien piense en ellos y les dedique tiempo, aunque sea un desconocido“.

 

[Img #23356]

 

Aunque en general todo marcha “viento en popa” todos los años surge algún problema como por ejemplo que los regalos no llegan a tiempo o que un nuevo niño o niña con el que no contaban llega al centro en esas fechas, y no  ha escrito su carta.  “Hay que estar preparados para todo” señala una Reina Maga, que admite haber tenido que ir de urgencia a un centro comercial para que los niños no se queden sin regalos. Aunque no reciben el apoyo ni la subvención de ninguna empresa o institución sí que reciben ayuda por ejemplo de Correos, que no les cobra los envíos, o Eurocar, que les presta las furgonetas con las que hacer los repartos.

 

Los Reyes Magos de Verdad llegan prácticamente a toda España

 

La coordinadora asegura que la crisis económica, lejos de disuadir a la gente, ha hecho aumentar la colaboración, “cada vez contamos con más gente joven que deja de salir un fin de semana para emplear ese dinero en hacer feliz a otra persona que lo necesita“. Es por eso que su organización no deja de crecer: hoy en día ya son más de 36 Reinas Magas y miles de pajes que las ayudan a llegar a las 10 comunidades autónomas en las que están presentes, como Baleares, Cataluña, Galicia, Islas Canarias, Castilla y León, Andalucía, País Vasco, y  Comunidad Valenciana.


@ana_br3

Laura Bellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × 2 =

Lo último en "Reportajes"

Subir