Jazz Maynard: el Raval en negro

El cómic, como le ha ocurrido al cine o a los videojuegos, no ha logrado convertirse en una industria cultural en España. Y no es por falta de talento. En los tres sectores exportamos frecuentemente autores que venden sus trabajos en los mercados europeos o estadounidenses con un éxito considerable. Y hoy traigo un ejemplo de ello: Jazz Maynard. Un cómic de género negro concebido directamente para la editorial francesa Dargaud que nos invita a recorrer la cara oculta del Barri del Raval de Barcelona.

[Img #20188]


[Img #20203]

Jazz Maynard es un ladrón de guante blanco queutiliza su habilidad como trompetista como tapadera. Después de una largatemporada fuera de casa vuelve a su ciudad, Barcelona, para reencontrarse consu pasado y con los fantasmas que este arrastra: su pasado fuera de la ley, elsecuestro de su hermana y su antigua novia, convertida ahora en pareja de unconocido criminal de la zona. Las mafias internacionales, las corruptelas de lapolítica local y el peso de su historia personal condicionarán la vuelta deJazz que se verá abocado a emplear su talento en el robo al servicio de unos yotros mientras busca la mejor salida del atolladero.


Pese a que la trama mezcla a partes iguales la acciónmás hollywoodiense con las historias de robos imposibles e, incluso, losrelatos de artes marciales, la esencia de Jazz Maynard es la de un relatonegro. Quizá no tan ortodoxo como el Blacksad de Canales yGuarnido, tal vez un poco más adolescente e, incluso, cándido. Pero elbarrio, los personajes y el trasfondo de las historias se merecen la etiquetade neonoir.


[Img #20186]
Mención espcial merece el dibujo de Roger Ibáñez –Roger–, sin duda elaspecto más deslumbrante de Jazz Maynard.Con un estilo muy particular, en el que se entremezclan el expresionismo con elanime e, incluso, los esquemáticos trazos de Hugo Pratt, el dibujante logra undespliegue visual con una gran expresividad narrativa. No es nada extraño queeste atractivo visual le supusiese en su momento el premio al mejor dibujo enel Festival del Cómic de Barcelona.


El otro responsable de Jazz Maynard es el guionista Raule, colaborador habitualde Roger desde principios del siglo XXI. Ambos han trabajado juntos en variosproyectos aunque ha sido este título el que los ha convertido en dos autores atener en cuenta dentro del panorama del cómic nacional e internacional puestoque, a fin de cuentas, los álbumes de Jazz Maynard se publican primero enFrancia por la editorial Dargaud.


Pese a que el guion cae a menudo en los tópicos y aveces abusa de la inverosimilitud de las historias, el dibujo, los personajes ylos diálogos bien convierten Jazz Maynard en una obra merecedora deconsideración. Es entretenida, visualmente fascinante y tiene un protagonista amedio camino entre Chet Baker y Spike Spiegel de Cowboy Bebop ¿qué más sepuede pedir?



Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

seis + 6 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir