Va por usted, abuela

Pocas veces me había costado tanto escribir un artículo, así que voy a intentarlo a ver qué sale. Pero vaya por delante que escriba lo que escriba, me voy a quedar corta.

[Img #17056]
Siendo su nieta, obviamente, tenían que gustarme los toros. Yo, igualque ella, empecé a ir a los toros desde bien joven. Lo poco que sé en materiataurina es gracias a ella y también gracias a ella me tienen ustedes aquí. Haráunos 15 años, se le ocurrió que además de que su nieto fuera a la corrida derejones de San Jaime, también su nieta tenía que conocer de cerca el ambientede la plaza de toros de Valencia.


Bendita la hora en que lo hizo, aunque ya desde bien pequeña, cuandoemitían toros en la televisión casi todas las tardes, allí estábamos las doscon el abuelo ‘cara al cajón’. Ni idea tenía yo de toros, sólo sé que me enseñóa admirar a esos hombres que se jugaban la vida. Y por supuesto, el día quehabía toros, avisaba a las vecinas de que no saldría a tomar el fresco a lacalle y yo, allí que entraba con ella en la mecedora marrón oscura que ya noestá.


Por eso le agradezco tanto que me haya inculcado esa pasión por lostoros y por eso seguiré, como todos los años por el mes de julio, en la quintao sexta contrabarrera de sol. Ahí he estado estos años en los que sin estar enla plaza, venía conmigo a la plaza. Y ahora, más que nunca, así seguirá siendo.Seguiremos las dos juntas en nuestra contrabarrera de sol.


[Img #17086]
Pero por agradecerle, le tengo que agradecer tantas cosas, que no me cabenni en este ni en cientos de artículos. Pero puedo decir que le agradezcoenormemente haber pasado tantos años con ella, su bondad, directamenteinfinita; su calidad humana, inigualable, y su cariño incondicional. Como ven,podría añadir más adjetivos, pero sería ridículo intentar definirla en estaslíneas.


El resultado del pasado domingo fue el que esperábamos, no podía ser deotra manera: lleno el paseíllo hasta la iglesia y hasta el cementerio, y llenode ‘no hay billetes’ en la iglesia. Lo mire por donde lo mire, todo me hacesentirme inmensamente orgullosa de ella. Y con ese orgullo le digo que ha sidoun placer compartir estos años, es lo que pasa con personas tan irrepetiblescomo mi abuela, ¡la mestra, Presentacioneta, la meua Perolera!

 

D.E.P.


@egasensi


foto: Marga Ferrer

Estefanía G. Asensi

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

seis + dos =

Lo último en "Toros"

Greenberg

Un soltero cuarentón sin oficio ni beneficio aterriza temporalmente en la casa
Subir