“El único miedo que tengo es el de no torear”

Christian Gómez tiene 18 años y lleva en la Escuela de Tauromaquia de Valencia desde los 14. No se ha engañado en ningún momento, sabe que ser torero es “casi imposible”, pero no por ello se ha venido abajo; todo lo contrario. El próximo mes de septiembre debutará sin picadores en Algemesí, y sólo hay que oírle hablar para saber que ese debut es una ansiada recompensa a estos cuatro años de esfuerzo.

[Img #18242]

En pleno mes de julio lo que se espera de un jovenque acaba de cumplir la mayoría edad es que esté trabajando o que se dedique adisfrutar del verano. Sin embargo, el día a día del protagonista de esta semanaes bien diferente. Tal y como comenta Christian Gómez: “Por las mañanas salgo a correr alas 08:30 horas y una hora más tarde, me dirijo a la Escuela para seguirentrenando, perfeccionando la suerte suprema y aprendiendo a banderillear. Comopor Valencia y sigo entrenando de cinco a ocho de la tarde“. Sinembargo, es consciente de que nada es fácil en el mundo del toro y así loreconoce: “Es una profesión en la que te tienes que apañar tú, nadie te va aayudar y eso lo complica todo más aún, pero lo que tengo claro es que no me voya venir abajo“.


No es un día a día frecuente, ni fácil, pero estejoven valenciano tiene dos grandes motivaciones para elegir ese tipo de rutina:ser torero y su próximo debut sin caballos dentro de dos meses. Un compromisoque lo ha cargado de moral, “gracias a esa novillada nocturna que torearéen septiembre tengo un motivo más para continuar entrenando, pero también escierto que los nervios se apoderan por momentos ante una cita tan importante enmi carrera y en una plaza tan peculiar como la de Algemesí. Lo que sí puedoasegurar es que voy a prepararme todo lo que pueda, con todas mis ganas, paraque cuando esté en el patio de cuadrillas pueda pensar que yo tengo tablassuficientes como para estar a la altura de mis compañeros“, afirmaChristian.


[Img #18243]
En cualquier caso, en la última becerrada que toreóel domingo pasado en Gandía tuvo que poner todo de su parte después de que elbecerro se fracturase una pata, y tirar de valor seco, un valor que ha venido demostrando siempre que ha hechoel paseíllo. La de Gandía, junto a la de Chelva, fueron las dos únicas clasesprácticas del año en las que se ha anunciado; sabe que las cosas no son fácilesy que tendrá que poner toda la carne en el asador, pero no es eso a lo que temeChristian Gómez, sino a “estar intentándolo todo y que no sepas quéva a pasar después, porque el verdadero miedo que tengo yo y muchos de miscompañeros es que en un futuro algunos estén toreando una corrida de toros deMiura y nosotros verla desde casa“.


Tras varios minutos hablando de lo difícil que esllegar a ser torero, le preguntamos por la posibilidad de haberse decantado porotra profesión y esto es lo que nos ha contestado con la mayor sinceridadposible: “Creo que es factible compaginar la profesión de torero con losestudios, pero si uno de verdad quiere ser matador de toros, eso ya no se loquita nadie de la cabeza. Yo me he llegado a plantear el hecho de ser policía,porque soy sabedor de que ser figura del toreo es casi un milagro, incluso hecomentado a mis padres la idea de estudiar algo más, pero ahora que no me oyen,la verdad es que yo lo único que tengo en mente es mi debut en Algemesí“.

Ese nuevo paso en su trayectoria taurina es lo quetiene absorbido y en lo único que piensa Christian Gómez, en que llegue el díade enfundarse el terno nazareno y azabache que tiene preparado para tan bonitay comprometida ocasión.

@egasensi

Adrián Cordellat

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 + catorce =

Lo último en "Toros"

Greenberg

Un soltero cuarentón sin oficio ni beneficio aterriza temporalmente en la casa
Subir