El gran tercio: el de picar

Una de las principales mejoras que cabe realizar en pro de la fiesta taurina es la revisión del tercio de picar, sobre todo, por cómo repercute en los toros. 360 Grados Press profundiza en la importancia del animal como centro de la Fiesta, la figura de los picadores y una posible innovación del tercio de varas de la mano de la nueva puya retráctil que ha ideado el picador Curro Rivero.

[Img #16147]
¿Dónde quedó aquella época en la quelo importante de un cartel de toros eran justamente los astados? Cuando losaficionados esperaban ver acarteladas a las reses de determinadas ganaderías. Loesencial de una corrida de toros eran los toros, como su propio nombre indica. Peroahora son los matadores quienes acaparan el protagonismo de una Fiesta en laque el toro bravo es el verdadero actor principal. Sin embargo, parece que losnombres de las figuras tienen que ser cuanto más conocidos, mejor.

También en este artículo recordamosla relevancia de los picadores. Sí, de los picadores, porque más de unaficionado o interesado taurino se sorprenderá al saber que también los delcastoreño ocuparon un lugar preferente en los carteles anunciadores de lascorridas de toros; además de ir vestidos de oro -al igual que los diestros- yno de plata, como el resto de la cuadrilla.


Hay que remontarse a los añoscincuenta, cuando en 1955, una gran actuación del varilarguero mexicano SixtoVázquez resultó sobresaliente ante un animal de Domingo Ortega en Las Ventas. Acontinuación les hago un extracto del nº 16 de la revista Tierras Taurinas, obrade André Viard, donde se explica que Vázquez «picó un toro de largo y aquelgesto no era habitual en esa época. Dicha actuación le valió al picadormexicano torear ese año más de 40 tardes en España, viendo su nombre en loscarteles al mismo tamaño que el de los matadores». Pero hay más picadores queocuparon un sitio especial en la Tauromaquia, tales como Juan Mateos Castaño,Teófilo Gautier, Calderón, Agustín Molina, Guantero, El Cangao, Badila, Manuel Martínez, José Llona, José Antonio Muñoz,y un largo etcétera.


A lo largo de la historia, el terciode varas ha ido evolucionando y con él la forma de la puya de picar, el peso delos caballos y el peto para los equinos en los años 20, entre otros aspectos, perorespetando los reglamentos taurinos vigentes en cada época. Justamente estetercio es el eslabón que puede mejorar la situación de la Fiesta, pues surevisión podría aportar mayor emoción y diversidad al conjunto de la lidiaactual, con lo que se atraería al público hacia un espectáculo menos monótono.A la vista de todos los aficionados queda que un gran porcentaje de los astadosduran poco o se vienen abajo tras salir del caballo, además de no aportaremoción.


[Img #16146]
Así pues, el picador FranciscoGarcía “Curro Rivero” nos presenta una propuesta para modificar el tercio devaras con una nueva puya cuya pirámide se retrae cuando la cruceta topa con lapiel del animal. Dicha puya tiene tres ventajas según Rivero: “La primera seríadevolver su atractivo al tercio de picar como parte fundamental de la lidia, yaque la nueva puya no produce tanta merma física del astado como la actual, porlo que el toro podría ir más veces al caballo y aportar mayor atractivo inclusoa la hora de hacer quites; además hay que tener en cuenta que lo conveniente esadaptar la puya al burel que se lidia en cada época y no al contrario. Lasegunda tiene que ver con la vistosidad del picador echándose encima del palo,que es la imagen que los aficionados tienen en mente. Y la tercera se refiere ala durabilidad del ejemplar, pues al tratarse de un castigo más dosificado, elpicador tendrá un mayor control del daño que se está aplicando y esto lepermitirá saber cómo está el morlaco en cada momento, y de este modo picarlo enla justa medida, evitando con ello las parálisis musculares que provocan lacaída e inutilización de gran cantidad de toros que hubieran ofrecido opcionesde triunfo”.


La nueva puya retráctil, que tiene lasmismas dimensiones que la actual y por tanto, respeta el reglamento taurinovigente, ya ha sido probada en el campo y “está respondiendo a lasexpectativas”, asegura Curro Rivero, quien añade que dicha innovación “estácausando una grata impresión entre numerosos toreros y ganaderos. Tampoco digoque la nueva puya sea una ‘varita mágica’, pero está dando buenos resultados”.


Pero para que la puya de CurroRivero llegue a aplicarse, aún queda un interesante camino por recorrer y queél mismo nos comenta: “Cuando verdaderamente hayamos demostrado que cumple conlos requisitos o que tiene las facultades que estamos observando en ella,quedará claro que no es casualidad y que hay una diferencia relevante conrespecto a la puya actual en beneficio de la Fiesta; será entonces cuandopediremos un permiso especial para ponerla en práctica en alguna corrida detoros. De momento, seguiremos probándola y mejorándola en el campo”.


Se trata, en suma, de una posiblemodificación para mejorar la situación actual de la Fiesta. ¡A partir de aquí,el debate está servido!

Javier Montes

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

nueve − uno =

Lo último en "Toros"

Greenberg

Un soltero cuarentón sin oficio ni beneficio aterriza temporalmente en la casa
Subir