Estilosa fashion victim

Amantes de la moda, de la elegancia, de las marcas y de ir de compras sin mirar el precio. Las seguidoras de tendencias pisan cada vez más fuerte a través de la red. Esta es la historia de una de ellas que se ha metido de lleno en este mundo gracias a su blog.

[Img #13365]
Su perro se llama Dior, el último caballoque ha llegado a la cuadra es Rolex y podría estar hablando de moda sin parar ysin aburrirse durante horas. Andrea Marí Cervera es una “fashion victim”,aunque con matices, porque ella sigue las tendencias, pero “no lo hago al piede la letra, pues me gusta darle mi toque personal”. Prefiere que la consideren”estilosa y glamurosa”.

 

Esta enfermera de 25 años y vecina deSilla sueña nada más y nada menos con ser gurú de la moda. El bichito “fashion”le picó “desde bien jovencita, pues siempre me ha gustado ir arreglada yconjuntada”, comenta con una espléndida sonrisa que no pierde en ningún momentode la conversación. Según explica, su madre y su tía han sido piezas clave paraque Andrea empezara a coquetear con este mundo en el que cada vez está másmetida gracias a su blog: “Sencillamente… ideal”. De hecho, a partir de abrirsu cuenta en Internet, empezó a conocer a mucha gente con sus mismasinquietudes que no sólo sentaron las bases de la amistad, también despertaronen ella la curiosidad por la moda en la red. “Creo que los blogs son las nuevasrevistas de moda, se han convertido en el referente día a día”, sostiene.

 

El nombre de su bitácora no escasualidad. “Para ser ideal tienes que ser sencilla. La sencillez te haceideal… Me gusta ese juego de palabras, aunque no tengo un estilo perfectamentemarcado, creo que es lo que me define”. Andrea considera que se puede ir bienvestida sin necesidad de ir de marca, aunque a ella le gustan y, como buenaamante de la moda, “estoy en contra de las imitaciones”.

 

Asiste a la entrevista con chaqueta de Ungaro, perfumada con Clinique, luciendo un colgante de bimba&Lola ycalzando zapatos de Uterqüe; una marca que le encanta, porque los zapatos”cuestan entre 90 y 120 euros y son comodísimos, que es lo más importante”.También lo es para ella la calidad. “Hay quien se gasta 300 euros en ropa y compramuchas prendas, pero yo prefiero comprar menos cosas, aunque sean más caras,pero que sean buenas”. Según su experiencia, “la ropa cara es más rentable,porque dura más. La calidad se nota”.

 

“Mepago mis caprichos”

[Img #13364]
Siente debilidad por las carteras demano, pues tiene doce o quince de diferentes colores, pero una de susadquisiciones más caras “teniendo en cuenta la relación tamaño-precio” es unapequeña agenda de Louis Vuitton, cuyo precio ronda los 700 euros. Se la regalósu marido, Juan, aunque “soy yo la que me pago mis caprichos”, mantiene Andrea,quien se considera una mujer “trabajadora e independiente económicamente”.

 

Se deja aconsejar por su madre, “¿quiénmejor?”, se pregunta, aunque dentro de poco será ella la que asesore a losdemás porque está estudiando para ser “personal shopper”, cuya misión esprecisamente esa: asesorar respecto a la hora de vestir. “También puedepreparar una maleta”, recuerda, al tiempo que destaca lo importante de la “sinceridady el tacto” en este trabajo que cada vez solicita más gente, dada las prisas delos nuevos tiempos.

 

[Img #13366]
Para la que esté un poco despistada, ahívan unos consejos. Según Andrea Marí, en el armario de una mujer siempre debehaber “un buen traje de chaqueta, con pantalón y falda a conjunto, unosvaqueros que sienten bien, un vestido negro, unos zapatos de tacón, unasbailarinas, un bolso grande y otro pequeño”. Es “lo básico y lo general” paraellas… a pesar de que ellos, los hombres, no escapan a la pasión por la moda.”Hay muchos blogs que los escriben chicos y están muy bien”.

 

Trajesde 1.200 euros

 Menciona colores que la mayoría de losmortales no conoce, como el nude, que “es el color imprescindible de ahora”, ycontrariamente de lo que se pudiera pensar, Andrea no va a las rebajas. “Es unagobio y al final acabas comprando mal”. Porque esto de comprar, es todo unarte. Por eso ella confiesa que le gusta elegir bien, independientemente delprecio. Tiene trajes de chaqueta de 1.000 y 1.200 euros, pero “les saco partido”.Claro que,”más importante que el traje, es quien lo firma” y menciona, entreotras, a la diseñadora Bárbara Torrijos y a Daluna.

 

“Nunca soy fan de algo en especial,porque en la variedad está el gusto”, pero el negro “es mi color, porque eselegante y cómodo”, destaca. Andrea opina que “hay gente que va por la calledisfrazada”, seguramente porque carecen de “glamour”, algo que define como”saber estar, saber vestir y saber hablar”. Tres cualidades que ella mismareúne, revela mientras se ríe a carcajadas.

 

Insiste en que “una mujer siempre se debesentir glamurosa” y se despide con su cita preferida de Coco Chanel: “De la mujer mal vestida la gente recuerda la ropa, de labien vestida se recuerda a la mujer”.

Lorena Padilla

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cinco + dos =

Lo último en "Reportajes"

Subir