De la Puerta del Sol a la ‘Plaza del 15 de Mayo’

360gradospress ‘acampa’ de Madrid a Valencia para conocer el ambiente registrado en dos de las ciudades donde el movimiento de la ‘Spanish Revolution’ más se dejó sentir entre días electorales en España, durante la jornada de reflexión, el 22-M y que deja la incógnita de para qué habrá servido este fenómeno social insólito.

[Img #13287]
Desde el metro se siente. De algunamanera se percibe que algo está ocurriendo ahí fuera. Los usuarios de estetransporte llevan mochilas cargadas de botellas de agua y bocadillos, lucencarteles en sus camisetas y hasta en las diademas del pelo, donde las palabras”indignación” y “democracia” son constantes. Se apean sin prisas de los vagonesdel metro. Van tranquilos. No todos se conocen, pero tienen un mismo destino:Sol.

 

El último peldaño de la boca de metro nosaleja del mundo subterráneo y nos conecta con la superficie. Una vez fuera, esdifícil abarcar toda la plaza de una sola mirada. Está hasta la bandera. Encierto modo, se respiran aires de libertad, de convencimiento, incluso deorgullo por haber logrado movilizar a tantas personas unidas por el mismosentimiento de frustración e impotencia. Había que salir a la calle, parecedecir cada rincón de la plaza. 

 

[Img #13288]
Llama poderosamente la atención la mareade lonas azules que cubre gran parte de la Puerta del Sol. Y bajo los toldos quepalian el abrasante calor de estos días, personas. Hay jóvenes, adultos ymayores, sin excepción. Predominan los primeros, pero no son los únicos enabsoluto. Todos ellos se han movilizado para exigir una “democracia real”,porque no se sienten representados en sus políticos que, como reivindican desdeSol, no piensan en los ciudadanos, sino en sus bolsillos…

 

La plaza está viva. Y empapelada. Unsinfín de carteles cubren paredes, cuelgan de cuerdas que van de punta a puntasobre las cabezas y se elevan entre la multitud sujetos por un palo. “No dejesque te consuma el consumo”; “En paro, pero no parados”; “Para que nosrepresenten y no decidan por nosotros”; “La libertad es una conquista diaria”,se lee en los carteles que parecen gritar desde sus posiciones. Y entre lasreivindicaciones, la de dejar bien claro que la concentración de personas esprecisamente eso, una concentración, y no un guateque. “Esto no es unbotellón”, rezan diversas partes de la plaza.

 

[Img #13294]
De vez en cuando alguien exclama uno delos eslóganes y hasta donde alcanza el sonido de la reivindicación, la plazacontesta y se une y aplaude. Pacíficamente, civilizadamente. La plaza estállena de almas dispuestas a hacerse ver… y escuchar. Sin querer, también se haconvertido en un escenario de reflexión. Allí se conversa, se discute, seexige, se lucha.

 

Sol está organizada. Planos delocalización de los grupos y de los tenderetes que han levantado, donde haycomida, bebida, puntos de información y hasta enfermería. También es fáciltoparse con tiendas de campaña donde pasan la noche los “indignados”. Porque laplaza está llena de día y de noche. También de informadores. Y es lógico,porque la estampa de la Puertadel Sol es imposible ignorarla.

 

 Valencia

[Img #13297]
La jornada de reflexión se vive de unmodo distinto al de otras ocasiones en Valencia. Los acampados de esta ciudadtambién alzan la voz con mensajes similares a los de sus colegas madrileños.Saben que protagonizan un movimiento histórico y quieren dejar constancia de suinconformismo con el sistema. En el centro de la plaza del Ayuntamiento,rebautizada por los indignados como la del 15 de Mayo, han asentado una falladistinta a las que lucen por fiestas josefinas en las calles valencianas. Enesta hay mensajes contra el consumismo, los bancos y la forma de hacer políticabasada en dejar en último plano al teórico destinatario de la gestión: elciudadano.

 

Los megáfonos pasan de mano en mano paracompartir en pequeñas ágoras improvisadas de indignación mensajes comunes deapoyo a una revolución social construida a golpe de tweet, pero también a base detiempo contenido de frustración, de crisis, de paro, de ilusiones rotas. De unlado, mensajes hablados fuera de horario; de otro, asambleas convocadas paraorganizar el asentamiento y las acciones a seguir sin que el tono abandone lavertiente más reflexiva y ciudadana, sin caer en mensajes políticos nipartidistas.

 

[Img #13301]
Curiosos detienen su reflexión paseadapara sumarse, sin querer, al movimiento social paralelo ubicado en la plaza.Comentan “cuánta razón tienen” o “los jóvenes hacen bien en expresarse, son elfuturo”, aunque también los hay que dicen “si se pusieran a trabajar otro gallocantaría” y “estos son todos comunistas”.

 

De una forma u otra, el movimiento #15Mha dado la vuelta al mundo en días de campaña electoral en España y aún nadiesabe hacia dónde caminará el acontecer en próximas fechas, una vez que lasasambleas han decidido continuar los asentamientos durante unas jornadas más y por barrios. La utopía o la realidad, quién sabe, dilucidarán el desenlace.


Y tú, ¿cómo has vivido la ‘Spanish Revolution’? Envíanos tus fotos y deja tus comentarios.

Lorena Padilla / Óscar Delgado

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

3 × 4 =

Lo último en "Reportajes"

Subir