Fotografías por encima del tiempo y de las guerras

Revisamos una colección de instantáneas de época del fotógrafo francés Émile Savitry, quien recorre las entrañas de la cultura del periodo de entreguerras utilizando como contexto gráfico el barrio parisino de Montparnasse y las manifestaciones intelectuales en su sentido más humanista.

[Img #13286]
No hemos cambiado tanto de nuestra versión en color respectoa la que lucíamos en blanco y negro. Al menos esa impresión se desprende trasconocer parte de la producción fotográfica de Émile Savitry, la correspondientea la muestra de entreguerras que acoge hasta el 6 de noviembre el MuseoValenciano de la Ilustración y de la Modernidad (MuVIM) en colaboración con elMASC de Les Sables d’Olonne (Francia). Las instantáneas repasan momentos detensión sostenida, de paz fría y de sociedad caliente representada en el barrioparisino de Montparnasse, cobijo de intelectuales de época, de glamour decircunstancias, de expresiones culturales, de efervescencia cinematográfica yde miedo.

Las instantáneas de Savitry, vistas en perspectiva, puedenrepresentar el lado más humanista de la evasión, manifestada por su lado másartístico, lúdico y físico. Porque el visitante que asiste al paseo propuestopor la muestra, procedente de una colección privada, es secuestrado por un tic humano común a todos los mortales: lacuriosidad. Finalidad que queda satisfecha por unas instantáneas que retratangajos de la sociedad de entonces, cuando la Primera Guerra Mundial aún no habíadado paso a su secuela, cuando los cafés de la capital parisina eran animadospor tertulias de intelectuales. En una de las instantáneas, encontramos a PabloNeruda con Paul Grimault en el Bar La Coupole, conversando en lo que aparentabaser una charla de lo más animada. O vemos a Edtih Piaf retratada desde su ladomás realista; o a Brigite Bardott en su cara más natural, la del backstage deun rodaje.

[Img #13285]
Fotos que abordan incluso más allá de la Segunda GuerraMundial, pero que han sido incluidas también en la colección por el denominadorcomún de esa evasión propia del ser humano que sabe superar momentos dedificultad. Como muestra, la instantánea que capta al escultor Óscar Domínguez enlas calles de París mostrando en público en los años 50 su obra El desafío,representado por el esqueleto de un ciclista sobre su bicicleta. La’ metaobra’dentro de la obra gráfica, como la de los desnudos captados por el fotógrafo enla facultad de Bellas Artes de Montparnasse o los momentos de rodaje en estebarrio parisino de películas como ‘La fleur de l’âge’, de Marcel Cervé, encuyas fotografías quedan retratados los principales actores ataviados con lostrajes de época que lucieron en el filme.

La colección, precisamente por su acentuado tono humanista,también profundiza en retratos bélicos pero sin cebarse en las contiendas, másbien accediendo a una visión descriptiva de los actores o víctimas de laguerra. De un lado, vemos a un grupo de soldados del batallón del Pacíficoretratados en 1945 con guitarras en vez de con armas; y, de otro, el visitanteaccede a la versión más realista de los refugiados españoles llegados a Franciatras la caída de Barcelona durante la Guerra Civil.

Óscar Delgado

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

7 + siete =

Lo último en "Cultura"

Subir