¿El mundo como prisión?

En un mundo cada vez más interconectado, en el que no existen fronteras, parece existir una merma de la libertad de expresión. Una especie de Gran Hermano acecha a través del incremento de la vigilancia y con la instalación de una cultura del miedo en la sociedad. Este panorama se muestra a modo de análisis y reflexión en la nueva exposición del IVAM, ‘Please Come Back. ¿El mundo como prisión?’ en la que hemos profundizado esta semana en 360 Grados Press.

[Img #25958]

 

Todos recordamos el “ojo que todo lo ve” de la portada del libro de George Orwell, 1984, y a su protagonista, Winston Smith, tratando de rebelarse ante un gobierno totalitario y manipulador. Una magistral novela que puede estar relacionada con situaciones actuales de mayor control social y aumento de la vigilancia. Ante esta tesitura, el Instituto de Arte Moderno (IVAM) de València ha reunido 53 obras de 23 artistas en una exposición que se puede visitar hasta el próximo 8 de abril y en la que se reflexiona sobre el mundo contemporáneo como una metáfora de una prisión, y viceversa.

 

“Cuanta más tecnología tenemos, hay menos libertad”, señala el comisario de la muestra, Hou Hanru, a la hora de referirse a la filosofía de ‘Please Come Back. ¿El mundo como prisión?’. Además, explica que el título procede de la obra del colectivo de artistas parisinos Claire Fontaine, “un trabajo que muestra con luces de neón las palabras ‘Please come back’ sobre el concepto de prisión más allá de sus fronteras físicas”. Esta obra apaga y enciende su iluminación cuando la gente pasa por debajo de la misma y está ubicada justo encima de una jaula. Su significado está vinculado a los carteles que los clientes leen cuando salen de una tienda: “Por favor, vuelve”.

 

Asimismo, la exposición se realiza en colaboración con el MAXXI de Roma, de la que Hanru es director. Está estructura en torno a tres secciones en las que los muros simbolizan esas separaciones. Así pues, hay una primera parte, denominada ‘Detrás de los muros’, en la que se representa la cárcel como lugar de resistencia, “desde una dimensión física”, según matiza el comisario.

 

La segunda, ‘Fuera de los muros’ alude a la omnipresencia de los sistemas de control y vigilancia que convierten a la ciudad actual en una enorme prisión. La última parte, ‘Más allá de los muros’, está relacionada con “los muros que vemos y los que no vemos”, es decir, con el control y las restricciones de libertad que los gobiernos presentan como necesarias cuando se producen ataques como el que tuvo lugar el 11 de septiembre de 2011 en New York.

 

[Img #25956]

 

Así pues, la muestra reflexiona en torno a la cultura del miedo que ha ido calando en la sociedad y en la que el control ha ido ganando terreno en detrimento de las libertades. Se incluyen vídeos, esculturas, instalaciones, fotografías y pinturas de artistas como Zang Yue, detenido en China en los años 2000 y que muestra la vida diaria en la prisión.

 

También se recoge el trabajo de Rem Koolhaas, que imaginó un área de muros cerrados en la que la ciudadanía se convierte en prisionera de la arquitectura; o de Jananna Al-Ani, que se centra en la relación entre la fotografía y el vuelo en la historia de los conflictos modernos y de Omer Fast, cuya película enseña una conversación con un operador de drones estadounidense en la que se describe incidentes en los que este aparato había disparado contra civiles.

 

Las videocámaras de vigilancia que se han colocado en las ciudades son protagonista en la exposición de la mano de Mikhael Subtzky y se hace referencia a los documentos desclasificados de la CIA por parte de Jenny Holzer. Las artistas valencianas Patricia Gómez & Mª Jesús González exhiben su obra ‘Proyecto para cárcel abandonada. Galería IV.I (2008)’ y el hispano-cubano Carlos Garaicoa muestra ‘Las joyas de la corona (2009)’, “delicadas joyas en plata que reproducen centros privados de libertad muy conocidos como la base naval de Guantánamo, la KGB o la Stasi”.

 

Por tanto, en esta exposición encontramos a un importante elenco de artistas de varias nacionalidades que expresan, a través de diferentes formatos, la cárcel en la que se ha convertido el mundo entero en el que vivimos. “Los artistas deben trabajar juntos como resistencia a lo que está ocurriendo. Esto también es un desafío para las instituciones actuales”, concluye Hou Hanru.

@_Guiomar_

Patricia Moratalla

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × 5 =

Lo último en "Cultura"

Subir