«Vespa y buen rollo»

Una moto, ganas de divertirse y networking improvisado. Estos son los requisitos necesarios para participar en una concentración como la que acogió el Tinglado número 2 de la ciudad del Turia el día de San Fermín. Organizada por el ‘Club de Vespa&Lambretta Valencia’, congregó a 170 incondicionales de una forma de vida iniciada a mediados de los 50, fundamentada por el amor a las experiencias sobre dos ruedas y extendida hasta nuestros días gracias a la filosofía puesta en común eventualmente en encuentros similares por los propietarios de estas joyas de dos ruedas.

[Img #18198]
Olor a gasolina mezclada salitre,rugido sostenido de motores, matrículas tan antiguas como el nacimientocomercial de las Vespas o de las Lambrettas y rumor de conversación convertidaen jerga especializada de experiencias a bordo de tan insignes vehículos.

 

Más de 170 moteros acudieron eldomingo 7 de julio a la cita al Tinglado 2 del Puerto de Valencia convocadospor el espíritu de poner en común las anécdotas que les unen, tan distintasentre sí como cercanas por el instrumento motorizado que marca a todas ellas.  Alguno de los presentes, como comentaron alsemanario, ya se han embarcado en viajes de largo recorrido, como los que realizanel Camino de Santiago con su Vespa o los que se han lanzado a “hacer ‘laseuropas’ a bordo de su moto”.

 

[Img #18194]
Aquí no hay Vespas mejores nipeores. Como señala Enrique Calvet, presidente del Club de Vespa&Lambretta Valencia, “la mejor moto siempre es la mía,la de cada uno. Todo el mundo tiene que responder así porque es la moto la quete hace disfrutar de la compañía, del aire, del paseo… Todas son bonitas y hayverdaderas joyas, pero la moto más bonita es la que te hace participar y vivirexperiencias”.

 

Precisamente, este club nació haceseis años con el ánimo de compartir dichas experiencias en encuentros como laconcentración a la que acudió 360 Grados Press. Sidecars, motoristas de todas lasedades, familias al completo con sus Vespas, y modelos representativos las seisdécadas que lleva fabricándose comercialmente el vehículo, dieron vida por undía al puerto, una zona habitualmente vacía en verano en detrimento de lasvecinas playas de la Malvarrosa y del Cabanyal de Valencia.

 

‘Networking’ de la Vespa

[Img #18195]
Sin quererlo, en este tipo deencuentros, también surgen relaciones más allá de la amistad, llegándoseincluso a cerrar negocios. Como explica Calvet, “contactas con gente de todagama, tamaño y diversidad; convives con gente más joven, con gente más mayor,surgen lazos intensos e incluso de negocios”. Con todo, el presidente del clubaclara que ese networking de la Vespa”más bien surge fruto de la experiencia y de la amistad, no como una finalidaden sí misma”. De hecho, si algún socio del club necesita un mecánico, unrepresentante o un arquitecto, lo más probable es que encontrara a alguiengracias a la propia relación de amistad que surge;  una amistad sin rencillas, sin agravios…. Esdivertido y hay lazos de unión muy majos”.

 

Los propietarios de estas Vespas sereúnen normalmente cada jueves para participar en actividades diversas yeventualmente convocan concentraciones como la señalada, en este caso apetición del Ayuntamiento de Valencia para encuadrarla dentro del programa dela Feria de Julio que acoge la capital del Turia. Los requisitos parapertenecer al club: “Tener una Vespa o una Lambretta y buen rollo; ganas depasárselo bien en compañía”, apunta Calvet.

@os_delgado

Estefanía G. Asensi

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × uno =

Lo último en "Local"

Subir