Nadie
Nadie

No eres nadie, no eres nada

Latest posts by José Manuel García-Otero (ver todo)

José Manuel García-Otero

Corres en la vida como un conejo asustado o como un leopardo hambriento tras una gacela. Pero la vida se apaga para todos igual: para el conejo, el leopardo, la gacela… Y para el hombre. Abrimos los ojos y la luz del sol nos deslumbra. También nos deslumbra un foco en plena noche. Desde entonces, la vida se presenta como una carrera donde todos queremos correr y casi nadie piensa en parar. Porque dicen que parar es morir.

El hombre (o la mujer) ve un horizonte fértil y quiere llegar a ese puerto al precio que sea, como sea, a costa de quien sea, por encima de quien sea. Lo importante es poseer: tenemos los almacenes llenos de mentiras.

Yo he visto morir a mucha gente y todos son iguales. Se apagó la luz y ya nada importa. No tienes frío. El tiempo se detuvo. No hay nada. No eres nada. Estás muerto. ¿De qué sirvió tener el mundo en tus manos si todo es igual al final del camino? ¿Para qué la mejor casa, el mejor coche, un vestuario caro? Hace un minuto lo tenías todo, el mundo se encontraba bajo tus pies y ahora el mundo se evaporó. No eres nadie. Nada.

Nunca supiste el valor de una sonrisa ni sentiste el corazón de otra persona dentro de un abrazo. Nunca dibujaste una luna llena en una noche con pétalos de amor sobre tu cama. Nunca te dejaste llevar por una corriente de besos desbocados y caricias tan suaves como el atardecer de una playa. Solo fuiste un hombre en medio de una carrera loca y ahora no hay relojes porque se detuvo el tiempo y ya no existes. El viento te borró y no eres nadie. Nada.

@butacondelgarci

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × tres =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan

Gitano

Te gustaba beber la vida de un trago y viajar por un
Subir