La felicidad tiene mil caras y mil razones

Latest posts by José Manuel García-Otero (ver todo)

La felicidad es la sonrisa cristalina y confiada de un niño o un matrimonio de ancianos sonriendo cuando se miran a los ojos. La felicidad es el amanecer cuando clarea en el campo y el rocío chorrea lágrimas de plata desde las hojas de un mirto. O una luna llena bañando de luz tu piel aceitunada.

La felicidad es el abrazo de un amigo reencontrado, la mirada tranquila de una madre cuando tiene en su regazo al hijo que nunca veía. La felicidad es un beso correspondido bajo la lluvia, el crepitar de la leña cuando arde en una chimenea. O el azul del mar ante tus ojos cuando acabas de pasar las alambradas punzantes de un duro invierno.

La felicidad es la respiración de un perro durmiendo confiado a los pies de su dueño, un plato caliente de comida en buena hora, la risa sin ataduras de un grupo de amigos, pedir con el corazón y que tus deseos se cumplan. O la llegada de un barco cuando ya no lo esperabas y esa carta vino en el último momento.

La felicidad es oler a pan caliente y que el café te llegue con un mensaje enamorado. La felicidad es disparar una flecha de amor y esa flecha se clave donde tú sueñas. La felicidad es dormir de una sola vez y al despertar sigas riéndote y que tu risa no tenga murallas.

La felicidad no sabe de horas porque el tiempo es una ola que quiso ser gaviota cuando murió en la orilla. La felicidad somos todos en medio de la calle, tiene mil caras y mil razones para que en esa calle nadie pierda. Todos ganamos por un día, aunque ese día no exista. Pero vivimos juntos y todavía podemos hacer la primavera.

@Butacondelgarci

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dieciseis − nueve =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan
Subir