Hellblazer: Some kind of magic

Cuando uno oye hablar de magos lo más probable es que piense en un viejo carismático y barbudo, vestido con una bata-manta. Desde Odín hasta Gandalf, pasando por Merlín o incluso el claustro al completo de Hogwarts, el arquetipo no es que haya variado demasiado a lo largo de los años. Hay, eso sí, personas menos dadas a la fantasía para quienes el concepto evocará más bien a un artista de salón ubicado en algún punto intermedio entre Harry Houdini y Juan Tamarit. Pero si hablamos de cómic, cualquier conversación que verse sobre hechiceros tendrá que pasar, en un momento u otro, por un personaje imprescindible: John Constantine.

[Img #21145]
Nacido de la pluma ilustre de Alan Moore, su autor lo describió como un inglés flaco y carismático que podría recordar un trasunto del Sting de los ochenta vestido a todas horas con una gabardina bastante perjudicada. John Constantine apareció por primera vez como personaje secundario de La cosa del pantano aunque pronto adquirió la mayoría de edad para asumir las riendas de su propia serie: Hellblazer.

 

[Img #21147]
Ambientada en un primer momento en la Inglaterra de los ochenta, controlada bajo el férreo gobierno de Margaret Tatcher, Hellblazer abunda en las críticas al gobierno de la Dama de Hierro aunque no se trate en absoluto de un título político. Todo lo contrario. Se trata de una serie fantástica en la que John Constantine es la última línea de defensa frente a los horrores de pesadilla que acechan en la oscuridad de nuestro confortable mundo: demonios, fantasmas y maldiciones arrastradas de generación en generación.

 

Un héroe que, en realidad, no pretende serlo en absoluto. Cínico, mal hablado y profundamente egoísta, lo habitual es que Constantine se vea obligado a plantar cara al mal casi al despiste, porque se ha encaprichado de una chica guapa o porque una criatura escapada del infierno que quiere invadir nuestro mundo ha tenido la ocurrencia de empezar por su bar preferido.

 

[Img #21148]
Ese carácter borde y descreído, afín a todos los antihéroes carismáticos de la ficción, ha dotado a John Constantine de un enorme atractivo. La serie no ha sido nunca una de las mejor vendidas de Vertigo, su editora, pero ha mantenido un nivel de aceptación sostenido y, lo más importante, ha podido enorgullecerse de unos guiones de calidad excepcional. Algo que no resulta extraño en absoluto si tenemos en cuenta que la serie ha contado con algunos de los escritores de viñetas más relevantes de finales del siglo XX y principios del XXI: desde Neil Gaiman a Brian Azzarello, pasando por  Warren Ellis o Peter Milligan, que escribió los últimos números de la serie regular Hellblazer.

 

Porque Hellblazer, como serie, vio su final en 2013 con la publicación del número 300 en 2012. Esto, sin embargo, no supuso la desaparición del personaje. Ni mucho menos. En 2013 apareció una nueva serie regular titulada Constantine que retoma las aventuras del hechicero. Además este mismo año la NBC ha estrenado una serie de televisión con John Constantine como protagonista y, si hemos de hacer caso a los rumores, el mismísimo Guillermo del Toro está preparando un proyecto cinematográfico que devuelva al personaje la dignidad que le quitó Keanu Reeves. Un buen puñado de proyectos interesantes para los aficionados al terror y al género fantástico contemporáneo que aseguran todavía tenemos John Constantine para rato.


@elplumilla

Lorena Padilla

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × 1 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir