“El problema con los blogueros es que somos muchos y no todos tenemos las mismas intenciones”

Se reconoce un trotamundos tardío, pues su iniciación no llegó hasta la luna de miel, cuando cogió su primer vuelo, en este caso rumbo a Japón. Allí contrajo “el virus”, como él lo llama, y desde entonces ha recorrido una treintena de países, con los cuales alimenta su bitácora digital. La lista de destinos sigue ampliándose, pero ahora los explora a la par que sus hijos. Esta semana en 360 Grados Press hemos entrevistado a un periodista cuya voz es referente en materia de viajes: Pau García Solbes, también conocido como ‘El Pachinko’.

[Img #20184]
¿Quéhace que “
un blog de andar por casa“se convierta en uno de los más populares sobre viajes en lengua hispana?

Parece una perogrullada, pero técnicas hay pocas. Muchotrabajo, eso sí. Y me refiero a trabajo fuera de horas de trabajo: yo el bloglo he alimentado sobre todo por la noche, cuando todo el mundo está durmiendo.También, mucha formación, porque Internet va evolucionando. Por ejemplo, cuandoempecé hace seis años no había redes sociales y he tenido que aprender de SEO. Porúltimo, crear una comunidad propia: en mi blog tengo casi 20.000 comentarios y herespondido a todo el mundo. Lo bueno de esto es que tienes más libertad que enun medio tradicional, pero que has de ser un poco hombre orquesta e, incluso, sabervenderte a nivel comercial. ¡Ah! Y añadiría humildad.


Contodo, ¿es posible vivir como bloguero de viajes?

Ahora mismo es muy complicado. Los periodistas quetienen un blog suelen vivir de sus medios. Debe de haber muy poquitas personasque vivan de los ingresos de su blog. Yo tampoco lo hago, sino que tengo untrabajo aparte. El blog me da algunos ingresos, pero nunca he apostado porvivir cien por cien de ello y creo que me costaría. Esto no es como el mercadoestadounidense, que es más receptivo y más grande, por lo que hay gente que síque lo consigue.


Uncomentario habitual sobre esta actividad es que es un chollo: viajar, contarloy cobrar algo por ello. ¿Cómo hacer frente a esta frivolización y que la gentese lo tome en serio?

El tema del bloguero es un poco como el delperiodista: se tiene una reputación y una credibilidad, que son cosas que ni secompran ni se venden, sino que las tienes que ir ganando poco a poco. Yo estoyen ese proceso de intentar que mis textos sean creíbles. Y no puedo defraudar amis lectores ni a mí mismo, porque ganar esa credibilidad es muy complicado,pero se puede perder enseguida. Hay que hacer las cosas de la mejor maneraposible para seguir creciendo.


Eneste sentido, ¿qué papel juegan iniciativas como TravelInspirers o similares?

TravelInspirers es un proyecto delque me siento muy orgulloso. Un día decidimos juntarnos comunicadores yfotógrafos tanto de la vieja escuela como del online para darle más valor anuestro trabajo y, además, luchar por la profesionalización de lo que es elperiodismo de viajes en digital. De la vieja escuela tenemos que los textossean rigurosos y que conocemos de verdad los lugares de los que hablamos. De lanueva escuela, que intentamos que sean textos que se posicionen y que sedifundan bien por redes sociales. Así, a nuestros posibles clientes lesofrecemos una profesionalidad e informes de resultados realmente medibles. Porquela gran diferencia es que todo se puede medir en el online, así que hay que sermuy transparente: si te comprometes a que una pieza tenga tantas visitas, pueslo tienes que cumplir.


[Img #20175]
Saltemosde los blogs a los medios de comunicación en general: ¿crees que se practicabuen periodismo de viajes?

Hay muy buen periodismo de viajes en España. Elturismo es uno de nuestros sectores más fuertes y hay periodistas de viajesexcelentes. El problema que tiene el periodismo de viajes es el mismo que tienela profesión en general, es decir, se han bajado los ingresos publicitarios,cada vez se paga peor, hay mucho intrusismo, hay mucha gente del offline por reconvertir al online… No sédecir si está mejor o peor valorado, pero veo que hay muy buenos profesionalesque son los que realmente hacen el género bueno o malo. Puedo hablar de PacoNadal o de Rafa Pérez, pero hay mucha otra gente que todavía no se ha dadocuenta de que cada vez está más complicado vivir sólo del papel.


¿Cómolidiar entre la delgada línea que separa la información sobre un destino y unpanfleto turístico?

Eso es la habilidad del periodista. Y en el caso delos blogs es muy fácil: contar las experiencias propias. O, por lo menos, asíes como yo lo hago. Normalmente, quien busca información sobre viajes quiereencontrar cosas divertidas o que le gustaría hacer. Por eso, a veces se nostacha un poco de no hablar de lo malo de los destinos. Pero, simplemente, sivoy a un sitio y algo no me gusta, lo obvio de no ser que sea muy escandaloso ysí tenga que advertir a otros viajeros. Sencillamente, hay que contar las cosastal y como las ves con textos creíbles, veraces, rigurosos y, en este caso, quetengan ese toque personal de la blogosfera.


¿Quéopinión te merece la promoción el turismo que se practica en España?

Bueno, yo puedo hablar del tema online: hay gente quelo hace muy bien y que lo hace muy mal. Por ejemplo, en la Comunidad Valencianase han hecho las cosas muy bien. El patronato de turismo de aquí siempre hasido pionero: apostó muy fuerte por esto desde el principio y, por ejemplo,hizo uno de los primeros blogtrips,por no decir el primero, con motivo de la Fórmula 1 hace unos años. Se nota quees gente que cree en esto y, así, lo que se hace es bueno para el destino ypara el periodista. Luego está el caso de gente que no es que no sea receptiva,sino que depende de  las decisiones de unpolítico, a quien se le tiene que formar o tratar de convencer. Por supuesto,yo no apostaría todo al online o al offline,sino que hay que combinar y saber que lo que sirve para un destino puede que nosirva para otro.


Entonces,¿qué relación mantenéis los blogueros con las oficinas de turismo? ¿Osconsideran competencia?

No, competencia no. A las oficinas de turismo lo queles interesa es que una persona que lee un texto mío o de una revista coja sumaleta y vaya a ese destino, por lo que nos veo más como aliados. De hecho,poco a poco son más receptivas a trabajar con blogueros y con el online. Lo quesí que es cierto es que antes se tenía ciertas garantías, porque cuandohablaban con un periodista de un gran medio sabían más o menos de su prestigioy lo que compraban, por decirlo de alguna forma. El problema con los blogueroses que somos muchísimos y no todos tenemos las mismas intenciones. Ante eso lasoficinas de turismo están un poco desbordadas y no saben cómo tratarnos, peroestamos aprendiendo todos. Por su parte, han de conocer el estilo de cada blogy quién es quién. Por la nuestra, hemos de ser muy profesionales y saber que sivamos a un destino es para conocerlo lo mejor posible y luego contarlo a los lectores.


[Img #20180]
¿Yqué hay de las guías de viajes: les estáis restando público?

Si te soy sincero, diría que sí, pero creo que somoscompletamente complementarios. Yo, de hecho, para mis viajes empleo las doscosas: me compro la guía en papel, que cubre la parte más práctica, y consultoblogs, que lo bueno que tienen es que hay personas detrás con las que puedestener un trato cercano si quieres. Por ejemplo, yo ahora mismo estoy encontacto con mis lectores, que me hacen muchas preguntas y esperan consejosbasados en experiencias que a lo mejor no salen en las guías. También es verdadque el público está cada vez más acostumbrado a consumir la información deforma gratuita y me imagino que, del mismo modo que los medios tradicionales,las guías lo estarán pasando mal.


Antescomentabas que tienes “un trabajo aparte”, que es el de responsable decomunicación de BuscoUnViaje.com.Aprovechando tu experiencia como tal, ¿qué carencias dirías que presenta elsector turístico en el plano 2.0?

Pues cada vez menos. En el plano 2.0 hay mucho humo yse dan muchas cosas por sentadas que, realmente, no se han comprobado o que cambianmuy rápidamente, por lo que tienes que estar en constante aprendizaje yevolución. Como decía antes, no hay que apostarlo todo en un mismo ámbito: hayproductos que funcionan bien con el online, pero como empresa también convienellegar al público que no está conectado y, por tanto, hay que ir a ferias y aeventos para hablar con prescriptores. En cualquier caso, creo que hoy en díasi no estás en el online, lo vas a tener complicado de cara al futuro. Y elturismo siempre ha sido muy pionero en este sentido. De hecho, muchas de lasgrandes empresas online son buscadores de hoteles, de vuelos…


Llegóel momento de la pregunta del millón: ¿por dónde pasa el futuro del turismo?

(Risas) La verdad es que es complicado. Se puedehablar de tendencias, como que ahora está muy en boga el turismo sostenible. Lo que pasa es que todavía no es una realidad, sinoalgo a lo que se quiere llegar. Creo que va a pasar un poco como con elperiodismo o la comunicación: esto va a ser muy segmentado, con viajes más a lacarta o temáticos. Al final, se va a hipersegmentar: el viajero cada vez tienemás información y le resulta más fácil comparar, por lo que puede ir a tirohecho a lo que le guste. En definitiva, diría que los tiros van a ir por losviajes prácticamente a medida a gusto y paladar, pero no soy adivino.


[Img #20177]
Ahora,un análisis un poco más asequible:¿cómo has notado que han cambiado los hábitos de los viajeros en los últimosaños?

Mucho. Sólo hay que ver cómo viajaban nuestrospadres: casi no tenían posibilidades, los vuelos eran carísimos, las distanciasy el tiempo eran enormes… Todo esto se ha acelerado un poco, especialmente porlas compañías de bajo coste, cuya competencia es feroz y ha hecho que losprecios bajen. Mis padres flipan cuando les digo que me voy a India o a Japón,porque eso antes era impensable. Hablando de gente joven, aunque no tenganapenas presupuesto, ahora mismo hay muchísimas facilidades, como el couchsurfing o el intercambio de casas,. Y todo eso creoque también influye en el tipo de turista.


Hablandode evolución, de un tiempo a esta parte vienes especializando tus contenidos enviajes con niños. Incluso has publicado un librosobre ello. ¿Has encontrado un filón dentro del sector?

Bueno, simplemente ha sido un proceso natural. Antesviajaba con mi pareja o con mis amigos, pero ahora que he tenido hijos hetenido que elegir entre seguir viajando o dejar de viajar. Y creo que quienprueba el viajar no quiere dejar de hacerlo. Nosotros desde que tuvimos a Teo,nuestro primer hijo, decidimos que teníamos que seguir haciéndolo. Hay quecambiar el chip, lógicamente: ves el mundo de otra manera, pero es igual deenriquecedora.


Portanto, ¿consideras que viajar es también una forma de educar?

Sin duda. Me hubiese encantado que mis padres mehubieran podido dar el regalo de ver mundo, de conocer otras culturas. Ahora,mi mujer y yo lo consideramos una parte fundamental de la educación de nuestroshijos. En otros sitios están más avanzados en este sentido. Por ejemplo, en lassociedades anglosajonas el viaje es una parte fundamental en la formación de lapersona: en ese paso del instituto a la universidad a lo mejor están un añoviajando para conocer otras realidades. En definitiva, creo que el mayor regaloque puedo hacer a mis hijos es educarles viajando.


Paraterminar, ¿cuál es la mejor lección que tú has guardado en la mochila comoviajero?

Intentar ir a los sitiossin prejuicios. Ya sé que es muy difícil, pero hay que tener la mente lo másabierta posible, ser tolerante con el lugar que visitas, estar en contacto conla población local, comer lo que ellos comen… De vez en cuando sienta muy biensentarse a charlar con alguien de otro lugar para ver hacia dónde va otra sociedad.


Marcos García

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − diez =