“Hay que abrirse a nuevas formas de vivir y ver los destinos, incluso los muy conocidos”

Reconoce en sus perfiles sociales ser una “abducida por la web”, especialmente en materia de turismo. De hecho, es la editora de Diario del viajero (@diarioviajero). En 360 Grados Press hemos hablado mediante el formato de ‘twittervista’ con la bloguera especializada María Victoria Rodríguez (@Victoriamdq).

[Img #21215]
¿Cuándo, cómo y por qué decidiste dar el salto del plano 1.0 al 2.0 en el sector turístico?

He sido muchos años agente de viajes. Estudié turismo en la universidad. Toda mi vida está relacionada con este tema. A principios de 2003 comienzo a leer blogs temáticos y en cuanto vi un blog de viajes me ofrecí a compartir mi experiencia. Así nació mi colaboración con Diario del Viajero en 2005 y, luego, nació mi propio blog: El próximo viaje. Más adelante, comencé a trabajar en el mundo 2.0 y en contenidos digitales. Y allí sigo.

 

Justamente, la actual oferta de blogs sobre viajes es considerable. ¿Cuál dirías que es la clave para diferenciarse de la competencia y conquistar al lector?

Es verdad. La blogosfera turística ha crecido muchísimo estos últimos años. Lo vemos en la participación de nuevos blogs en cada edición del Travel Bloggers Meeting que organizamos junto con Eddy Lara Brito. Básicamente, creo que la diferenciación se debe basar en escribir sobre un tema que domines, en enfocarte en un determinado segmento o perfil de viajeros, buscar un nicho con el que te identifiques y dar el contenido que este grupo busca. Si es “tu” tema, te será sencillo. Creo que hay espacio para mayor segmentación aún y espero ver pronto blogs de viajes de embajadores de su propio lugar: contar tu ciudad, tu forma de viajar… Seguramente, tendrá una audiencia deseando leerlo. También hay que hacer hincapié en la calidad del contenido publicado y en la constancia para mantener tu blog vivo.

 

¿Crees que el turismo en general está gestionando correctamente los medios sociales o que todavía queda un trecho por recorrer?

Hay que destacar que muchos gestores de la industria turística han sabido adaptarse al mundo online con rapidez. Hay otros que aún dudan del beneficio de abrirse a la red. Y también los que descreen de esta vía de contacto. Hay buenos ejemplos y, también, grandes errores creo que por desconocimiento del medio. Queda mucho por hacer y espero que destinos y empresas del sector turístico se acerquen cada día más. En la red están sus consumidores y usuarios. Y también su competencia. Hay que estar, pero bien. No todo vale y las malas prácticas o los errores tienen una respuesta inmediata. Por eso es importante trabajar con buenos profesionales del mundo online, escuchar y saber adaptarse.

 

Recientemente, la ciudad de Benidorm ha puesto en marcha una campaña para renovar su imagen. Más allá del concepto ‘sol y playa’, ¿por dónde empezarías esta labor?

Si bien hace mas de 12 años que vivo en España, me asombro aún cuando se habla de “salir del modelo de sol y playa” con una sensación como de vértigo frente a algo desconocido. Para quienes hemos venido a España en otras oportunidades como turistas desde el otro lado del Atlántico, lo tenemos muy claro. El territorio español es muy diverso en paisajes, cultura, tradiciones, costumbres. Tiene un patrimonio artístico de primer nivel mundial y tiene muchísimos atractivos mas allá del sol y la arena. Cualquier rincón del país cuenta con una amplísima gama de sitios de interés, actividades que llaman de por sí al viajero. El entorno, por ejemplo, llama a la práctica de un turismo activo, cultural y rural que cada vez se busca más. El salir de las aglomeraciones, del lugar donde está la mayoría y que puede estar al alcance de la mano. Creo que las experiencias turísticas tenderán cada vez más a lo diferente y eso puede estar muy cerca del mar y bajo el mismo sol que nos quema en la arena, pero viviéndolo de otra forma. Y, asimismo, hay que creer más en el potencial de la cultura propia, en todas sus manifestaciones, para los nuevos viajeros. Grupos o individuos (familias, amigos, parejas, padres/madres solos con niños, viajeros solos, mayores, etc.) que buscan otra cosa: turismo activo de calidad, inmersiones culturales a través del arte o la gastronomía, del deporte o de otras aficiones. Lo vemos en el crecimiento de tendencias como el turismo ornitológico o las experiencias culinarias como motivación de un viaje, por ejemplo. Hay que abrirse a nuevas formas de vivir y ver los destinos, incluso los muy conocidos.

 

Para terminar, ¿algún destino de España en el que hayas encontrado esa otra faceta del turismo y recomiendes?

He visto excelentes experiencias en destinos de interior, como en la Sierra Norte de Gredos, pero también en destinos muy consolidados en el turismo de “sol y playa”, como la Costa del Sol, que trabajan muy bien abriendo opciones concretas para el viajero que se acerca con curiosidad por ver algo más. La integración con ciudades cercanas a la costa con su gran valor propio (como Antequera o Ronda, por ejemplo), que dan otra visión al viajero y más opciones de actividades para conocer la historia y la naturaleza de la región para el viajero que busca “meterse” más en el destino. Y creo que cada vez serán mas los que lo busquen.

Lorena Padilla

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

uno × 4 =

Lo último en "Viajes"

Pisadas leonesas

Una joven argentina cruza el charco para conocer sus raíces en una
Subir