Vaya por delante

Barcelona afronta la hecatombe de la Fiesta de los Toros. Al respecto se ha escrito y leído mucho. Seguiré defendiendo el derecho de los aficionados a ir a la plaza sin tener que justificarse. Sin embargo, esta semana lanzo un mensaje a navegantes: la crónica será puramente taurina.

[Img #13745]
Llevamos años pidiendo a todaslas instituciones habidas y por haber que protejan la libertad de los taurinos.También nosotros –los taurinos- “perdonamos” a los que nos ofenden, porque noshan ofendido y no poco, antitaurinos y políticos de quién sabe dónde. Puede parecerque estemos rezando un padrenuestro, pero ni el padre ni la madre nos han salvado,a este paso habrá que inventar un santo al que acogernos.

Ahora bien,echar la culpa sólo a los de fuera tampoco es de buen samaritano, así quehagamos autocrítica: ¿nos hemos defendido a tiempo? ¿hemos pecado de confiadoscon aquello de que los toros son “una fiesta española que viene de prole enprole y ni el Gobierno la abole ni habrá nadie que la abola”? ¿hemos elegidobien a los políticos que supuestamente deberían haber garantizado el derecho delos protaurinos?

Yperiodísticamente, ¿no hemos dado demasiada coba a los antis? Ya no los mediostaurinos, sino los generalistas, incluidos los públicos claro, pagados portodos los ‘españolitos’. En fin, que nadie busque hoy sutileza en este artículoporque no la hay. Llamémosle al pan, pan y al vino, vino; ¡pero qué religiososestamos hoy! Esta situación, más que democrática, es dictatorial. O mejordicho, democrática para los antis, a los que hay que respetar cuando presentanuna ILP que atenta contra las libertades individuales de muchos seres humanos,a los que no nos podrán reprochar que no somos sensibles, porque aguante hemostenido, y mucho. Mientras que a los taurinos, por lo visto, que nos parta unrayo. Democracia sí, pero a unos, no para todos.

Pero no todo vana ser críticas. Vaya también nuestro reconocimiento a todos esos aficionadosque han soportado insultos sin defenderse para que las cámaras malintencionadasno tuviesen carnaza contra los taurinos, encima habríamos aparecido como losmalos de la película. Así que gracias, por anteponer el beneficio de la Fiestaa los de uno mismo. Actitudes como estas hacen que una se sienta orgullosa deser aficionada. Y es que como dijo el maestro El Viti en una entrevista enTendido Cero: “El público de toros nos da más de lo que nos podemos merecer”.

La semana queviene leerán en esta misma sección la crónica de lo que haya acontecido en el albero catalánlos días 24 y 25 de septiembre, y en reconocimiento a esos aficionados a lostoros que nos dan “más de lo que podemos merecer”, encontrarán unanálisis sin entrar a valorar el tema de la prohibición, por supuesto, lamentable.Ese será el pequeño homenaje a los taurinos, disfrutar de laúltima feria taurina en Barcelona a base de toreo, mejor o peor, como se denlos festejos, pero sobre todo, un fin de semana TAURINO. Este será el ‘rincónde recogimiento’ de los taurinos la próxima semana, si ustedes quieren, ¡claroestá!

@egasensi

 

 

S.C.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince + 15 =

Lo último en "Toros"

Greenberg

Un soltero cuarentón sin oficio ni beneficio aterriza temporalmente en la casa
Subir