El buen tempo de ‘Mozart in the jungle’

Nadie apostada por ella en los Globos de Oro, pero se trata de una merecida sorpresa. El ‘rock and roll’ puede ir despidiéndose de su coletilla por excelencia, porque ahora sexo y drogas van a empezar a relacionarse con la música clásica.

[Img #23584]
Altamente competitivo, cargado de egos y marcado por el conservadurismo. Así es el ambiente que se respira en la prestigiosa Filarmónica de Nueva York hasta que llega Rodrigo de Souza, un joven prodigio de la música que asume la dirección de dicha orquesta imprimiéndole un carácter radicalmente opuesto al de su predecesor, el maestro Thomas. Interpretado por Gael García Bernal, da la sensación de que este rebelde personaje es una prolongación del actor, explotando su lado más latino y fresco.

 

Sin embargo, no se sabe hasta qué punto el auténtico protagonista de Mozart in the jungle es él o Lola Kirke, quien da vida a la oboísta Hailey. Recién admitida en esta institución por la pasión que muestra con su instrumento, ella es la principal muestra de que un alto nivel de exigencia y responsabilidad por labrar un camino profesional no exime de los líos propios de los ‘tiempos mozos’. De hecho, justamente eso, una visión menos encorsetada de los profesionales de la música clásica, es una de las principales bazas de esta serie.

 

Como también lo es su planteamiento de comedia ligera. Porque Mozart in the jungle es puro entretenimiento en capítulos de apenas treinta minutos que se consumen muy fácilmente. Y eso no es en absoluto un aspecto negativo cuando se presenta sin más pretensiones que divertir al espectador. Eso sí, la serie guarda alguna carta en la manga, como suculentos cameos para su segunda temporada que harán las delicias de los más melómanos – el director Gustavo Dudamel o el pianista Lang Lang, entre otros –.

 

De esta forma, tal y como le sucedió con Transparent, Amazon vuelve a sumar puntos con una producción que queda lejos de las puestas en escena de otros grandes como HBO o Netflix. No obstante, podría decirse que parte de su encanto reside en eso mismo. En esta ocasión, el éxito ha venido dado por una modesta adaptación de la novela homónima de Blair Tindall, quien contaba sus andaduras oboe en mano por la ciudad que nunca duerme entre otras orquestas y shows de Broadway. ¿Cuál será la siguiente historia que funcione con esta fórmula?

 

 


@LaBellver

S.C.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

ocho − 4 =

Lo último en "Series"

Subir