¿Son mitos los remedios de la abuela?

Son remedios naturales, que generalmente no son complicados de aplicar y que (casi) siempre son infalibles. Efectivamente, nos referimos a los inconfundibles remedios de la abuela. Suele ocurrir que las grandes dosis de sabiduría tradicional se encuentran en nuestros mayores, quienes rara vez no cuentan con soluciones saludables. Ahora bien ¿son todos estos remedios realmente eficaces? Esto mismo hemos propuesto a Rosa María Piqueras, farmacéutica en La Torre, Valencia. Repasamos con ella algunos de los consejos más extendidos y desvelamos si verdaderamente son tan efectivos.

[Img #21314]
Vinagre o té verde para los piojos

Si nos rascamos la cabeza porque los piojos se han acomodado, hay que lavar el pelo con vinagre. ¿Es eso cierto? Rosa María asegura que el vinagre, efectivamente, “forma una especie de película de forma que estos indeseados individuos no puedan cogerse al pelo”.  Si en lugar de vinagre, optamos por té verde, “lograremos atontar a los piojos, pero ni una cosa ni la otra los elimina”, explica. La farmacéutica aconseja la loción o el champú OTC “para matarlos directamente”. Este producto también está disponible sin insecticida, que es el recomendado para los menores de dos años.

 

Vapores para descongestionar

En este caso, la hoja del eucalipto es la protagonista. Nuestra abuela cogería la planta y herviría en agua la esencia. Con el agua bien caliente en un recipiente y, para mayor efecto, conviene taparse la cabeza con una toalla durante un tiempo prudencial. ¿Funciona? ¡Sí!, asegura Rosa María. “Los vapores ayudan a eliminar el moco y a respirar mejor”, señala.

 

Pasta de dientes para las quemaduras

¿Una quemadura? Una pizca de pasta de dientes para calmarla. De eso…¡nada! Esto no es recomendado “puesto que el dentífrico resecaría mucho la herida e incluso podría llegar a producir una infección”, sostiene Rosa María. En este caso, y para quemaduras leves, la farmacéutica recomienda los apósitos Hansaplast. “Son fáciles de aplicar y mantiene la herida aislada de la polución”.

 

Miel y limón para la garganta

La mezcla que resulta de estos dos ingredientes es tan sana como efectiva para aliviar el escozor en la garganta, según Rosa María. “La miel tiene propiedades antibacterianas y el limón contiene vitamina C; ambos ayudan a superar los resfriados”. Las abuelas, en este caso, no fallan.

 

Manzanilla para los ojos

Esta planta “tiene propiedades que la hacen efectiva para limpiar los ojos”, mantiene la experta. Este remedio de la abuela es recomendable, pero “siempre y cuando se utilice un algodón distinto para cada ojo y, una vez usado el algodón, no se debe volver a meter en el agua para no contaminarla”.

 

Barro con amoniaco para las picaduras

¿Esta mezcla tradicional puede hacer que no nos rasquemos sin tregua? ¡Verdadero!, puesto que calma el picor. No obstante, “un antiestamínico  en gel o en roll on, como Fenistil, además rebaja el hinchazón y su efecto se nota en cuestión de minutos”, aconseja Rosa María.

 

Algunas de las típicas soluciones, ciertamente lo son, aunque hay otras que no superan la barrera del mito y requieren de un producto farmacéutico. Claro que, no hay problema que no se remedie con una enriquecedora charla con nuestras abuelas. En eso, ellas son infalibles.


Artículo extraído del número 23 de la revista trismestral Redfarma al Día

David Casas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

uno + trece =

Lo último en "Salud"

Subir