¿Quedamos en el Pincho de la Feria (de Albacete)?

Hoy comienza una de las fiestas más importantes de España, la Feria de Albacete. 10 días sin tregua en los que se conjuga ocio, tradición, cultura y diversión, mucha diversión. La ciudad manchega viste la llanura de gala para acoger sus días grandes (y millonarios) en los que la población llega a cuadriplicarse.

[Img #24516]
Declarada como la mejor fiesta de España en 2009 y 2013 por sendos concursos en Telecinco y Antena 3, como Interés Turístico Internacional y con más de 300 años de historia, la Feria de Albacete atrae a fieles de todo el mundo cada año. Hoy da su pistoletazo de salida para dar comienzo a 10 días sin descanso. En esta semana grande la ciudad manchega llega a cuadriplicar su población; de hecho, quien ha ido, repite.

 

El meollo de la cuestión se ubica en un conjunto arquitectónico único en Europa, los Redondeles o La Sartén (por su forma), como se conoce popularmente. Una construcción laberíntica que llama la atención por su singularidad y deja boquiabiertos a los visitantes. Solo se puede caminar por su interior en feria. Cuando cada 7 de septiembre las Puerta de Hierro, que guardan celosamente Los Redondeles, se iluminan y, acto seguido, se abren, una sensación de alegría invade a los miles de albaceteños que aguardan impacientes. “Ya está aquí mi feria”, se escucha.

 

En los últimos años ha habido una especie de “renacer manchego”, de orgullo de mostrar la vestimenta típica y de unas costumbres cada vez más en desuso. Durante estos días, quien no va con el traje típico de La Mancha o de la Serranía (de Albacete), va con faldas o pantalones con los colores tradicionales de los refajos manchegos. Por fin, no se ven trajes de faralá que nada tiene que ver con las costumbres de la zona.  

 

¿Y qué tiene de especial esta feria respecto a las otras, puesto que se celebra en honor a una Virgen, la de los Llanos, tiene una feria taurina importante y conciertos como tantas otras? Su diferencia radica en la amplia oferta de ocio y gastronómica de esos días. Todo ello concentrado en Los Redondeles y sus alrededores, así como en el Paseo de la Feria o en el Pincho de la Feria, establecido como lugar de encuentro, si es que se encuentra a alguien entre la multitud.

 

Este centro neurálgico reúne a las miles de personas que llegan esos días y que conocen los diferentes stands que asociaciones, empresas, partidos políticos y, en general, la sociedad civil de Albacete expone al público. En los Redondeles, además, se pueden degustar desde unos miguelitos de La Roda hasta un buen bocadillo de ‘tajás’ o de morcillas de la zona y en los círculos concéntricos (o anillo) se puede adquirir todo tipo de productos, como cuchillería típica, en un afán de conservar la esencia comercial de sus inicios. Y, por supuesto, la fiesta se encuentra en pleno centro de este recinto, El Templete, donde jóvenes, y no tan jóvenes, bailan mojito en mano; por cierto, una bebida que, sorprendentemente, se ha convertido en tradición en feria.

 

Fuera de La Sartén, las casetas en las que gente continúa la fiesta y los puestos de artesanía reúnen gente a todas horas del día y de la noche. Es un no parar, el tránsito es continuo, incluso al amanecer, cuando los trasnochadores van a ver la suelta de vaquillas a la flamante Plaza de Toros o a tomar el último vaso de vino dulce con barquillo.

 

Cada año el Ayuntamiento ha ido introduciendo novedades, pero la esencia de los actos se mantiene: conciertos para mayores en Los Jardinillos, la exposición en el Museo de la Cuchillería, la noria o la ofrenda a la Virgen de los Llanos. Pero lo que distingue a esta feria de todas las demás y lo que todo el mundo resalta: el carácter hospitalario y cercano de la gente de Albacete. Ese es su verdadero éxito. 

 

‘Ea’, ya sabéis, del 7 al 17 de septiembre tenéis una cita con la mejor feria de España y, quién sabe, si acabará siendo del mundo. Como dijo el humorista de Albacete Joaquín Reyes en su pregón de 2009: “Cuando cojo la salida de Campollano, que ya ahí huelo a gambas, […] y ya veo la Feria montada, se me ponen los pelos como escarpias”.


@_Guiomar_

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dos × 3 =

Lo último en "Reportajes"

Subir