Las labores se quitan años de encima

Nunca se fueron, pero ahora están especialmente presentes. Durante un tiempo fueron consideradas una actividad caduca propia de generaciones anteriores, pero la sociedad no sólo las ha rescatado, sino que también las ha rejuvenecido. Esta semana en 360 Grados Press invitamos a desempolvar los costureros para dejar entrar estos nuevos aires.

[Img #21131]
En la casa de Marta Cárdenas, autora del blog Oh, mother mine!, siempre se había cosido. Por eso, ella, que ahora vive en Madrid, percibía como algo natural encontrar a su madre con aguja e hilo cada vez que visitaba su Málaga natal. Un día, se decidió a grabarla, compartió el vídeo en Youtube y empezó a ‘obrarse el milagro’. Marta había observado por sus viajes que la costura era una tendencia en ciudades como Londres, pero éste no era el caso en España por aquel entonces, hace apenas tres años. Sin embargo, ese breve periodo de tiempo ha sido suficiente para que el escenario nacional haya cambiado radicalmente. Otro claro ejemplo de ello podría ser We Are Knitters, una marca que comercializa kits para tejer que ha pasado de facturar 200.000 euros en 2012 a cerca de un millón en apenas dos temporadas. Dicha idea, concebida por Pepita Marín y Alberto Bravo, también nació tras una incursión en el extranjero. “En Nueva York vimos tiendas con una oferta de lanas que aquí no existía y que muchas chicas acostumbraban a tejer en las cafeterías o en el metro. Al regresar a Madrid comprobamos que existía ese nicho de mercado, pues había sitios que vendían el material necesario, pero no tenían una imagen atractiva“, relata él.

 

Sobre puntadas imparables

Aficionados de toda la vida, visionarios o, sencillamente, inquietos. Los caminos que han conducido a muchas personas a la incorporación al mundo de las denominadas labores han sido distintos, pero todos han confluido en un mismo fenómeno que, por el momento, no entiende de frenos. “En mi opinión, hay principalmente dos motivos. Uno es el movimiento DIY, que se instauró con fuerza en nuestro país hace unos años. El otro es la crisis, pues existe la creencia de que si nos hacemos las cosas nosotros mismos vamos a conseguir ahorrar algo de dinero“, analiza Íngrid Valls, gestora de la bitácora digital Las Teje y Maneje. Sea como sea, aunque inesperada, esta práctica ha ido evolucionando junto a la sociedad. “Nunca imaginé que las manualidades vivirían este auge. Diría que es una moda relacionada con una nueva forma de consumir más responsable y sostenible, así como también con la necesidad de individualizarnos“, matiza Anabel García, editora de la revista especializada El Costurero Magazine.

 

¿El nuevo yoga?

[Img #21127]
Que las distintas técnicas de trabajo con la aguja son algo más que una manera de crear complementos o prendas de ropa es una frase que, últimamente, circula mucho de boca en boca. De hecho, hay quienes llegan a considerar dicha actividad como una forma más de perfeccionamiento espiritual. “Comparto esa opinión. Es desestresante y requiere de concentración. Al principio, puede desesperar un poco porque no todo sale a la primera, pero una vez se supera esa crisis inicial, la gente se engancha y practica mientras ve la tele o, incluso, está con amigos. A nosotros nos gusta decir que esto es más una experiencia que un producto, porque no acaba en el momento de la compra, sino que empieza cuando el pedido llega a casa“, reconoce Alberto. Podría decirse, por tanto, que coser sigue siendo lo mismo en esencia, pero no en concepción. “Antes se veía como algo decadente y ñoño pero, debido a un cambio de perspectiva, ahora hacer labores es de lo más ‘cool’ y moderno“, afirma Íngrid. “Hacemos lo mismo que nuestras abuelas, pero por motivos diferentes“, completa Anabel en este sentido.

 

Y aquello que más triunfa es…

[Img #21128]
Obviamente, esa transformación en la noción ha condicionado el propio desarrollo de la disciplina: hoy cualquiera puede hacer de todo, bien cual hobby, bien cual salida laboral. En consecuencia, el tutorial es el formato más demandado y, según Marta, los correspondientes contenidos son tan variados como niveles de creatividad tienen las personas. Por ejemplo, el vídeo sobre gorros de punto es el más visitado de su blog, seguido por aquel en el que enseña cómo hacer una falda de lentejuelas. Por su parte, los talleres se han convertido en otro punto fuerte de este ámbito, especialmente en materia de iniciación. “El perfil del alumnado hoy es muy diverso. Suele acudir mucha gente joven y también de mediana edad que quiere recordar la técnica“, especifica la autora de Las Teje y Maneje, quien se dedica a la formación en el sector. En consecuencia, esto ya no sólo consiste en hacer clásicos como los tapetes, sino en innovar con métodos como el amigurumi. “Tejer y hacer ganchillo han sido lo más demandado hasta el momento, pero lo próximo tendrá que ver con transformar ropa, acercándonos a otros tipos de diseños más actuales“, vaticina la editora de El Costurero Magazine.

 

¿Duradero o efímero?

[Img #21133]
El fundador de We Are Knitters confía en que la trayectoria española será similar a la de Estados Unidos, donde el gusto por la costura en todas sus formas lleva vigente desde hace quince años. “Además, esto se convierte como en un estilo de vida. Hay quien lo prueba una vez y ya está, pero en la mayoría de casos tejer crea como una adicción: la gente se queda con ganas de más“, argumenta. Y las demás entrevistadas coinciden al apuntar que, una vez “roto el tabú” acerca de que este tipo de actividades eran “algo propio de abuelas“, como lo expresa Íngrid, se ha fraguado una especie de cultura que, como mínimo, dejará un poso imborrable. En palabras de Anabel: “Puede que no con tanto furor como ahora, pero siempre habrá un grupo interesado por estas manualidades“. Así, a pesar del intermitente ciclo de vida de aquello que está en boga, parece que en un futuro al hilo y a la aguja seguirán sin faltarle fieles, como Marta y su madre. “Seguiré cosiendo, se lleve o no se lleve, porque me apasiona“, concluye.


@LaBellver

332

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 + dieciocho =

Lo último en "Reportajes"

Subir