Paredes que hablan de historia

Visitamos la casa natal de Karl Marx en Tréveris, convertida hoy en museo gráfico e interactivo que repasa la biografía, la influencia de su pensamiento y los hitos definitorios del filósofo e ideólogo socialista, de cuya muerte se cumplen 130 años el 14 de marzo.

[Img #17104]
Una casa tradicional de estéticabarroca del centro de Tréveris, en la región de Renania junto a la riberaalemana del Mosela, fue testigo el 5de mayo de 1818 del nacimiento de Karl Marx (1818-1883), el polifacéticopensador que desde el siglo XIX marcó el devenir del socialismo practicadodurante el siglo XX. Enclavada en el número 10 de la calle Brückenstrasse, de arquitectura tradicional, atesora entre susparedes la historia del punto neurálgico que significó Tréveris en tiempos deasentamientos políticos, de tratados y de acuerdos revolucionarios cuandoformaba parte de la antigua Prusia.

 

Casi dos siglos después delnacimiento del coautor del ManifiestoComunista o de El Capital, lacasa, construida alrededor de 1727 en estilo barroco, hoy es un museo visualque repasa dentro de las estancias del que fue hogar de los Marx la vida y obradel pensador alemán. Las franquicias que la abrigan desde las calles colindantesy el concepto de comercio global que invade los centros de ciudades europeascomo Tréveris confunden el testigo ideológico que aporta a la vida de esta urbede herencia romana que presume de PortaNigra.

 

[Img #17109]
El SPD la adquirió en 1928 para convertirla desde entonces en centroneurálgico de las ideas políticas, de debate social y de toma de decisiones. Dehecho, albergó numerosos cónclaves del partido hasta que en tiempos de laocupación fue expropiada por los nacionalsocialistas a modo de marcaje territorial.No fue hasta 1945 cuando el SPD consiguió restituirla y en 1968 cederla a la Fundación Fiedrich Ebert, encargada hoy de recuperar la memoria y el legado del hijoilustre de Tréveris bajo la forma de museo.

 

[Img #17110]
La colección de objetos que muestrala instalación está mermada, precisamente, porque los nazis se deshicieron degran parte de los elementos históricos que encontraron cuando se apropiaron dela casa. Con todo, la reconstrucción de la vida del pensador que se propone alvisitante consta de una ruta guiada por las tres plantas del edificio querecupera anécdotas de la biografía de Marx, cómo modeló su pensamientohistórico tras su paso por Bonn, Berlín, Colonia, París, Bruselas y Londres; la importancia de la figura de Engels en la construcción de sus ideas y la vida traumática querodeó a su familia, con sus miembros condenados a vivir como nómadas por lasideas de Karl Marx -incomprendidas en el siglo XIX y puestas en práctica en elsiglo XX-, sometidos a la vigilancia permanente de la autoridad, condicionadospor los pocos recursos económicos y por el desenlace trágico de las vidas desus descendientes.

 

[Img #17097]
Así, la planta baja centra eldiscurso visual en la historia de la casa como tal y tiene como epicentro unapantalla circular que recoge la proyección de las frases más famosas escritaspor Karl Marx en varios idiomas, así como opiniones críticas sobre él. Elrecorrido por la biografía del pensador comienza en la primera planta, queacerca al visitante a la juventud del ideólogo socialista, su etapa formativaen Bonn y en Berlín, el inicio de su carrera como joven periodista y filósofopolítico en la Gaceta de Renania (Colonia), así como el comienzo de su amistadcon Friedrich Engels, la importancia que tuvo en su vida la revolución de 1848,su vida en el exilio y su relación con el movimiento obrero en el marco de la Asociación Obrera Internacional (IAA).

 

La segunda planta del complejocentra su propuesta en la influencia del ideario y del legado filosófico deKarl Marx en numerosos políticos e intelectuales del siglo XX y quecondicionaron escenas históricas como la escisión del movimiento obrero de laprimera guerra mundial, la revolución rusa y la división de Europa tras lasegunda guerra mundial hasta su superación en 1989.

 

[Img #17106]
Un paseo por el jardín de la casapara terminar contribuye a reposar toda la información acumulada durante lavisita, que puede prolongarse por espacio de una hora y media para asimilar contranquilidad los hitos que enmarcan la existencia de este descendiente dejudíos alemanes que nació acomodado en una familia de clase media, cuyo abuelopaterno fue incluso rabino de Tréveris en 1723 y que se convirtió en uno de los nombres de referencia en la historiadel pensamiento moderno.

 

Como recompensa ‘sigloveintiunesca’,el visitante puede adquirir en la tienda souvenirs tradicionales e, incluso,una botella de vino de la DO Mosela con la cara de Marx para mayor gloria delos amantes de su pensamiento y del buen caldo.

@os_delgado

 

Óscar Delgado

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

nueve − cuatro =

Lo último en "Local"

Subir