Persépolis

Por Javier Montes, periodista

[Img #13477]
¿Cuál es la capital de Irán? ¿Conoces la historia reciente de ese país? ¿Recuerdas su guerra con Irak? ¿Puedes responder a estas preguntas? ¿Te gustaría conocer las respuestas?

Este plumilla, eterno aprendiz de periodista, hizo caso a los consejos de una brillante compañera para introducir en su DVD ‘Persépolis’, una película de Marjane Satrapi y Vicent Paronnauod, basada en el cómic de la primera. Es una película de animación calificada por el crítico del diario El País, Javier Ocaña, como “didáctica, tierna, trágica y emocionante, realista y mágica, cómica y atroz, todo al mismo tiempo”.

Nominada a los Óscar como mejor película de animación en 2007, narra la historia de una niña iraní que vive en primera persona los deseos de la población de su país por alcanzar la libertad. Unos soberbios dibujos nos ilustran la lucha popular por alcanzar un ansiado cambio que poco a poco se transforma en pesadilla. Cae el régimen y se alza un sinvivir. Emigra a Europa, conoce el mundo occidental al ritmo de grupos que para ella antes, estaban prohibidos y sólo podía escuchar recurriendo al estraperlo. Bee Gees, Iron Maiden, Michael Jackson… Sueño hecho realidad. Rebeldía en Irak, desenfreno en Austria, el país por donde deambula de adolescente. Allí conoce, allí juzga, allí añora a su país, a su familia y a su gente. Es iraní, no europea, otro hándicap para una cabeza siempre pensante, siempre reflexiva que se preguntó antes de tiempo por cuestiones que requerían más callo en el cuerpo. De pequeña quería ser la nueva profeta. Con ideales fantásticos para un mundo imperfecto. El que conoce año a año en Europa, el que le espera más tarde.

Regresa a Irán. El país del velo, de las prohibiciones. El país que quería un mundo mejor y luchó por conseguirlo y que cuando alcanzó ese sueño se convirtió en basura. Acepta las reglas. El velo, el matrimonio a los 21, la vida de mujer que vale menos que un cero a la izquierda. Pero volvieron las preguntas…

Persépolis es una de esas joyas que uno se encuentra muy de vez en cuando. La película encierra una profunda sabiduría, mezcla de historia y filosofía. Cualquier línea es un fallo. Para estar a la altura de este film hay que tener una pluma muy fina o ser la abuela de la protagonista.
Déjese llevar y disfrute. Lo merece.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

11 + catorce =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir