Ni siquiera hemos empezado

Ni siquiera hemos empezado y tenemos fecha de caducidad. Así de claro, tal cual lo oyes. Tan frío como suena y tan verdadero como frío. Ahora que todo está empezando es cuando sé que esto no va a ser un para siempre, un eternamente juntos o un hasta que la muerte nos separe (para los más corderitos). No me llamen cobarde, mejor previsor. Nada es para siempre como diría aquel, el café se enfría, el cigarro se apaga, el tiempo pasa y las personas cambian pero contigo no habrá mucho tiempo para que se enfríe el café. Hazme caso.

[Img #23934]
Ni siquiera hemos empezado y ya nos peleamos. Si dos no se pelean porque uno no quiere…  somos ninguno. Nos estamos cansando sin ni siquiera empezar la carrera y es que ahora nos sabemos más del otro. Me se de memoria tu orgullo, lo llevo conociendo desde aquel mensaje que te envié. Resultaría fácil convivir con él pero, ya sabes, dos gallos en un mismo corral… Porque empiezo conocer tus manías, ésas que tan de quicio me sacan cuando nunca nadie lo consiguió hacer.

 

Ni siquiera hemos empezado y ya tengo planes. Sin ti. He roto el billete. Antes de tiempo, lo sé, pero es que llevo mal el jetlag. Nuestras vidas no se han de encontrar más que en el ahora y no me prometas destinos lejanos que yo soy un low cost. Tampoco te sientas víctima de tus palabras porque han de ir acompañadas. Tú sabes cómo. No obstante, te sobraba labia para hacerme creer cosas que pensabas que me creería, como las que hiciste creer a ellos. Pero, mi amor, te falta vivir. Planear sobre el aire sabemos todos.

 

Ni siquiera hemos empezado y no voy a ser otro. Mi gallo interno no me deja, lo siento y por eso siempre te enojas. Qué bonito, por cierto. Te mal acostumbraste y mal creciste. Suena igual de mal que lo que es, pero es que es. Está bien que pienses que me usarás como presumes de todas esas medallas que has dejado en el camino. Aparentar es mejor que ser, o eso dicen. Y si aparentas ser tonto; mientras no abras la boca y despejes las dudas, lo dejaremos en tablas. Tú créetelo y ya esta.

 

Ni siquiera hemos empezado y ya me estás pidiendo perdón. El mayor lo siento del mundo ya empieza mal porque llega tarde. Y tarde es lo peor que se puede llegar cuando las cosas urgen tanto como tú y yo. Tarde es lo mejor que se nos ocurre ahora, este mediocre punto intermedio entre un nunca al que nosotros jamás habríamos llegado y aquel momento en el que todo esto realmente debió haber ocurrido. Pero qué le vamos a hacer, si al menos llega no pasa nada, y si pasa, oye, pues se le saluda y ya está.

 

Ahora solo queda enamorarnos locamente y hacer parecer que todo será para siempre. Que para eso sí soy bueno. Así, al menos, nos quedará algo.

 

El café de maquina, por favor.


@stefanogarcia

Elvira García de Torres

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince − 10 =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir