Los falsificadores

Otro largometraje basado en el nazismo y el holocausto judío, en esta ocasión, basado en hechos reales. Judíos reclutados para falsificar libras esterlinas y dólares con el objetivo de hundir las economías de los principales enemigos del ejército nazi.

[Img #19129]
“La manera más rápida de ganardinero es fabricar dinero”. Este es el lema de Salomon Sorowitsch (Karl Markovics), un judío sinescrúpulos que viaja por una Europa sumida en plena Guerra Mundial derrochandoel dinero que el mismo falsifica; por cierto, unas copias exactas. En undescuido por un lío de faldas es detenido por las SS en Berlín y llevado a uncampo de concentración nazi donde le obligan a trabajar con un equipo de elite-todos presos judíos- falsificando libras esterlinas y dólares, la llamada’Operación Bernhard’. Los nazis pretenden de esta manera reventar la economíabritánica y americana. A pesar de que sus condiciones de vida son mejores quelas del resto de prisioneros de los campos de concentración, dentro del equipose plantea un dilema mortal: cooperar con los verdugos de sus compatriotas,prolongar la guerra y facilitar la victoria nazi o negarse a realizar esasfalsificaciones de dinero y acabar en la hoguera. Al final optan por retrasartodos los procesos y la Alemania nazi acaba cayendo.


Ganadora del Oscar a la mejor película de habla noinglesa en 2007, Los falsificadores, dirigida por Stefan Ruzowitsky “no es una obra maestra, pero sí es distintay osada con un tema que se niega casi siempre al tratamiento con matices”,escribió Carlos Boyero, crítico deldiario ElMundo. Si bien latemática es interesante, por momentos la trama parece poco convincente, lo queme hace dudar de si es merecedora de ese Oscar. Está claro que es una buenapelícula y que narra un episodio histórico para muchos desconocido pero tal vezse exija algo más de una cinta tan laureada.


@JavierMontesCas

332

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

1 × cinco =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir