El polémico invitado

El Euribor, el índice que mide el interés al que se prestan dinero entre sí los bancos más importantes de la zona euro, está en sus peores días; en esos en los que el médico te da fecha de caducidad y no hay tanta agua de Lourdes para curarlo.

[Img #23979]
El actual escenario es el que es, los tipos están negativos, y no piensen que ahora les van a pagar a ustedes porque se hipotequen, qué bonito es vivir de sueños. Hasta ahora este índice se calculaba realizando una estimación a través de la cual los bancos realizaban lo que querían entre ellos, manipulándolo (para variar), como se puso de manifiesto durante la crisis y los fraudes destapados entre los bancos de inversión como en el Libor (su equivalente británico).

 

 

 

El nuevo miembro versionado de la familia económica recogerá el interés real de las operaciones de préstamo entre bancos. Comparándolo con la política, es la diferencia entre una encuesta de intención de voto y los resultados en unas elecciones. Aunque, eso si, será más volátil, por lo que las cuotas podrían sufrir acusaciones mayores que las recibidas hasta día de hoy.

 

 

 

[Img #23980]
El truco de todo esto viene en el diferencial puesto en las hipotecas, a través del cual te hacen pensar que te sale a devolver pero siempre está por encima de nuestro viejo amigo y lo compensa. Es la capa de pintura que tapa la mancha en la pared. O, si no, tiran de las cláusulas cero, por ponerle otro nombre a las cláusulas suelo, y todo resuelto señor.

 

 

 

Aquí, pónganle otro nombre a lo viejo, que pasará a ser vintage. Lo mismo pensó Bin Laden pero no le salió tan bien. Lo mismo pensaron en Alianza Popular en 1989. Porque oye, aquí el caramelo en la boca, te lo quedas Draghi.

 

 

 

Que a mi este invitado me sabe al antiguo.


 

 

@stefanogarcia

 

José Manuel García-Otero

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

16 + dos =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan

Gitano

Te gustaba beber la vida de un trago y viajar por un
Subir