El ‘Fesmon’, un festival musical 2.0

Hacer oídos sordos a la realidad es un error. Y si no, ¡díganselo a un músico! Los que organizan el Mediterranean Brass Festival Moncada ‘Fesmon’ lo tienen claro. Durante estos cuatro años de recorrido han ido puliendo su propuesta para ofrecer a los alumnos una formación musical integral. Un año más, el ‘Fesmon’ vuelve a convertir al municipio valenciano de Moncada en el epicentro de la música de viento-metal, del 9 al 13 de julio, con una oferta de nueve conciertos, además de cursos y clases magistrales. Todo ello a cargo de reconocidas figuras del panorama musical internacional.

[Img #18167]

Conscientes de que para hacer carrera enel mundo de la música no basta con ser un buen intérprete, sino que además hayque saber vender el producto, desde el festival internacional ‘Fesmon’ hanapostado por promover acciones formativas complementarias a la propia técnica einterpretación musical. ¿El objetivo? Enseñarles a crear su propia marcapersonal: desde aprender a aprovechar las redes sociales hasta crear unaweb personal, pasando por saber hablar bien en público.

Y como no hay nada mejor que predicar conel ejemplo, el pasado 2 de julio, quince alumnos del Conservatorio de Moncadase plantaron en la emblemática Plaza Redonda de Valencia para realizar unaacción con repercusión en los medios tradicionales así como en la red: un flashmob. “Era la forma de presentar en sociedadnuestro festival”, declara su director, José Alcácer. Aparte de dar unpistoletazo de salida pluricanal, “queríamos cargarlo del simbolismo que tienela propia Plaza Redonda, icono de tradición y modernidad en Valencia”, añade.Esta plaza fue reformada hace un año con vistas a hacerla más accesible alvisitante. “Nosotros queremos hacer lo mismo con la música: coger la tradiciónmusical y darle un lavado de cara para que no se quede obsoleta y para, endefinitiva, acercársela al público. Por eso elegimos este lugar, tan metafóricode nuestra mentalidad”, reconoce Alcácer.

Inyección de optimismo

Con el flashmobpretendían ir más allá, explica José Alcácer: “Ahora que los jóvenes estánfaltos de ilusiones, ahora que no paramos de recordarles lo negro que pinta sufuturo, los mayores tenemos la obligación de brindarles sensaciones positivasque les carguen de optimismo. Si el hecho de participar en este flashmob consigue que esos quincechavales se ilusionen por la música y además se motiven a seguir estudiando,habremos cumplido nuestro propósito”.

 

 

[Img #18183]
A satisfacer estos objetivos seguro quecontribuyen los 9 conciertos que el ‘Fesmon’ ha organizado para esta semana.Reconocidos intérpretes internacionales como el trompetista ReinholdFriedrich, el trombonista Michel Becquet o el trompista LucaBenucci; y nacionales, como los trompetistas Manuel Blanco y DavidPastor o el tuba Alfonso Viñas; conforman el cartel de esta IV edición.

Organizado por la Mediterranean ChamberBrass y el Ayuntamiento deMoncada, esta edición del festival incorpora algunas novedades. Una de ellas esla creación de la Mediterranean Brass Factory, una “factoría de músicos” -enpalabras de Alcácer- que extenderá la oferta formativa a lo largo de todo elcurso. Otra novedad es el concurso, cuyo ganador, además de recibir unadotación económica, grabará una maqueta y recibirá apoyo y asesoramiento porparte de la organización del festival para difundir su trabajo.

“La música tiene mucho de teatro”

[Img #18182]
“El público no tiene que saber si me hadejado mi mujer o no. Le importa venir, sentarse y disfrutar”, afirma JoséAlcácer.

 

Aparte de dirigir el ‘Fesmon’, Alcácertambién es director de orquesta y director del Conservatorio de Moncada. Contodos sus años sobre los escenarios, tiene claro que al salir a dirigir o atocar los problemas hay que dejarlos en el camerino. “Eso sí”, matiza, “elestado anímico influye en la interpretación”. “¡No somos máquinas!”. Eldirector valenciano achaca a una falta de educación en la sensibilidad musicalque la gente se crea “que somos robots”.

Quizás un primer paso para cambiar esapercepción social sea romper la especie de “barrera” que separa al músico deloyente. “El festival nació con el principal objetivo de [Img #18178]
acercar la música atodo tipo de público, entendido y no entendido, adulto y joven. Consideramosmuy importante que aquello que los músicos podemos sentir con la música, losepamos hacer llegar también a la gente. Ese es nuestro deber”. “También poreso pienso que la música tiene mucho de teatro”, sentencia.

 



El ‘Fesmon’ ha echado a andar con el concierto deReinhold Friedrich & Mediterranean Chamber Brass. Un elenco (y un festival)que no sólo pisa fuerte el escenario físico, sino que también se sube,decididamente, al escenario virtual.

Estefanía G. Asensi

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

9 + 15 =