“Dibujo lo que me hubiera gustado escuchar con quince años”

Desde bien pequeña andaba enredada entre papel y lápiz. Estudió Bellas Artes y en 2012 comenzó a ilustrar. Tras publicar “La buena vida” (Lumen) Sara Fratini trabaja ya en su segundo libro. Dibuja mujeres voluptuosas de pelo largo, apasionadas de la lectura y a quienes les gusta viajar. Todas ellas se enfrentan a los complejos que impone la sociedad y a los que se vence a base de amor propio y buen humor.

[Img #23482]
Su trazo camina sobre una línea feminista que dibuja mujeres reales y curvilíneas generalmente envueltas en una abundante melena. “Es la parte que me toma más tiempo y más me relaja. Me gusta pensar que en el pelo llevan recuerdos, cosas que han pasado y al mismo tiempo vuelan libres”. La venezolana Sara Fratini (@sarafratini) empezó a compartir sus ilustraciones en la red social Facebook y tanto gustaron que la editorial Lumen (la misma que publica las historias de Mafalda) se fijó en ella hasta el punto de convertir en realidad La buena vida, su primer libro. El éxito le pilló por sorpresa, asegura, pero no le abandona, pues en estos momentos está “encerrada dibujando sin parar” porque su segundo ejemplar verá la luz en abril.

 

A Fratini, que estudió en Madrid y en Nancy (Francia) y que ahora vive en Italia, le gusta centrarse “en la mujer, en sus inseguridades y luchas personales” cuando da rienda suelta a su creatividad. De hecho, las protagonistas de sus ilustraciones nacieron en un momento de su vida en el que ella misma se hacía muchas preguntas “sobre la mujer, su cuerpo y las presiones que nos pone la sociedad”, ya sea sobre “cómo tenemos que vernos” o “cómo debemos actuar”.

 

Martina (su nuevo personaje) aparece en una ilustración diciendo que empezará la dieta y después espeta: “¡Feliz día de los inocentes!” Este dibujo llegó a cerca de dos millones de personas y más de cinco mil clicaron el botón “me gusta” en la red social. “Creo que la ilustración tiene mucha fuerza y sirve perfectamente para enviar mensajes”. ¿Y cuál es el tuyo?, se le pregunta. “Casi siempre intento enviar un mensaje de fuerza, mi público es casi en su mayoría femenino y lo que intento es dibujar lo que me hubiera gustado escuchar cuando tenía quince años y las inseguridades estaban a flor de piel”, responde.

 

De su rotulador nacen miles de frases positivas que acompañan a sus melenudas chicas, pero no obvia esas inseguridades de las que habla la autora. En los trabajos de Fratini también aparece el llamado monstruo, que representa aquello que suele atormentar de vez en cuando. Pero no es ferozmente imbatible. ¡Al contrario! Fratini lo dibuja como “un amigo que si aprendes a llevarlo de la mano es inofensivo”. 

 

[Img #23486]
Las mujeres de esta ilustradora plantan cara a sus complejos día a día, “han aprendido a aceptarlos” y, lo que tal vez sea más importante, “han aprendido a usarlos en su favor”. En un mundo globalizado en el que el imperio de la imagen y las convenciones actúan en diversas ocasiones como yugo opresor, las creaciones de Sara Fratini se antojan una bocanada de energía en perfecto equilibrio entre la rebeldía y la ternura. Sostiene que la realidad circundante, la que interpretan los medios de comunicación y los libros son sus fuentes de inspiración. Pero, especialmente, la musa la visita para expresar cómo se siente.

 

Muralista

No sólo el papel, las paredes también han hecho las veces de lienzos a gran escala. Diferentes murales llevan la firma de Fratini, quien no se limita a un solo formato. Sea como sea y donde sea, a esta ilustradora le parece “importante” que “en todas partes haya voces femeninas, ya sea en las artes o las ciencias. Es importante –insiste- que todos tengamos la oportunidad de hacernos escuchar”.

 

En sus viñetas las sirenas engordan y el pelo se enreda. Las ilustraciones de Sara Fratini invitan a bailar al son de la honestidad, del buen humor y de la libertad.      

 


@Lorena_Padilla

Laura Bellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

cuatro × uno =