Medicamentos “Made in África”

Existen dos formas de ayudar al más necesitado: dándole directamente el pescado o proporcionándole la caña para pescar y en este último grupo nos encontramos a la Fundación El Alto de Castellón, que cada año trabaja con Etiopía y El Chad para que sean ellos quienes generen sus propios medicamentos sin crear dependencia, pero sí desarrollo. Su próxima parada: Uganda.

[Img #17832]

Todo empezó en un viaje de esos que, mochila a la espalda, empiezas con ilusión y con ganas de conocer mundo. Tras varios meses viajando por Latinoamérica David Roca, presidente de la Fundación El Alto y farmacéutico, tuvo claro que quería ayudar a los demás y creó, junto con dos amigos de la universidad, esta organización sin ánimo de lucro. La casualidad hizo que, buscando por Internet, descubriera la necesidad de poner “un poco de orden” en el caos que reinaba en las farmacias de Etiopía.

De eso hace ya cinco años. Aquel proyecto de la mano de los Misioneros de la Consolata, fue seguido de otro en El Chad, con la ayuda de las Misioneras Cambonianas y ahora se emprenden en una nueva misión: el hospital Kitgum de Uganda. Todos tienen el mismo objetivo: implementar y ayudar a gestionar farmacias hospitalarias.

El primer paso es detectar la necesidad de cada país. “El proyecto en Uganda empezó el 1 de marzo de este año y desde allí vimos que lo que necesitaban eran medicamentos que curaran“, explica David Roca, presidente de la fundación. “Tienen medicamentos, el problema es que no sirven“, especifica.

[Img #17830]
Uno de los aspectos a cambiar es que los medicamentos que tienen ellos disponibles suelen proceder de China o India, a veces son hasta falsificaciones o no contienen menos concentración del principio activo de la que indican tener. En ocasiones, enviados a África en contenedores que alcanzan altas temperaturas, pierden sus propiedades. El resultado son almacenes llenos de medicamentos inservibles.

Por ello, la Fundación El Alto trabaja directamente con el personal del hospital del país africano para enseñarles con fórmulas magistrales cómo fabricar sus propios medicamentos. “Lo que hacemos es enviar por avión la materia prima desde España en polvo para asegurarnos que llegan en perfectas condiciones. Una vez en el país les enseñamos a elaborarlos con las mismas calidades que los que consumimos en Occidente“, explica David Roca.

Esa sería la siguiente fase que en Uganda empezará este verano. El 2 de julio dos farmacéuticas españolas viajarán a este país africano para enseñarles las 75 fórmulas protocolizadas de las cuales se beneficiarán 850.000 personas. Principalmente cubrirán las necesidades de enfermos de SIDA, tuberculosis y malnutrición. “El personal que enviamos está muy formado en cooperación internacional“, señala el presidente de la fundación. Después de seis meses, vendrá el relevo de otros farmacéuticos y después otros dos, “siempre con el fin de que haya alguien supervisando todo el funcionamiento“, subraya.

[Img #17831]
La Fundación El Alto, además de la creación de este laboratorio farmacéutico en el que transmite conocimiento, pone en marca un sistema de “unidosis”  para pacientes ingresados en estos hospitales, algo que se trabaja en estrecha colaboración con los médicos locales.  “También ponemos especial esfuerzo en crear farmacias dentro de los hospitales para pacientes externos y donde trabaje un farmacéutico. Aunque parezca mentira en 55 años del hospital de Kitgum nunca ha habido un farmacéutico en la farmacia” cuenta David con sorpresa.

Mientras empiezan con ilusión este nuevo proyecto en Uganda; en Etiopía y El Chad cerca de 1,5 millones de personas se benefician de sus proyectos que ponen especial hincapié en ayudar desde el desarrollo. “Lo que queremos es enseñarles a que ellos mismos fabriquen sus propios medicamentos, y de esta manera generar desarrollo, no dependencia de tu suministro“, deja claro David presidente de una fundación que promueve los medicamentos ‘Made in Africa’ con sello de Castellón.

@MiriamReyes

Laura Bellver

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

doce + 8 =