Rumbo a Gaza

360gradospress entrevista a uno de los cuarenta brigadistas españoles que en unos días se embarcará en la segunda flotilla de la libertad con destino a los territorios Palestinos. El año pasado, en esa misma expedición, fallecieron nueve personas por ataques de la Marina israelí

[Img #13419]
Hace poco más de un año, concretamente el 31 de mayo de 2010, nueve activistas fueron asesinados y otros cincuenta resultaron heridos en el abordaje a uno de los barcos que conformaban la llamada flotilla de la libertad. La embarcación transportaba ayuda humanitaria para la población de la franja de Gaza. Pese a la brutalidad de aquel ataque de la Marina de Israel, brigadistas de más de cincuenta países han vuelto a organizar una nueva misión para llevar medicinas, artículos de primera necesidad y material de construcción a esta zona de los territorios Palestinos. 360gradospress.com tuvo la oportunidad de mantener un encuentro con Miguel San Miguel, representante del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. Él es uno de los cuarenta españoles que dentro de unos días zarpará en un barco rumbo a Gaza. Compartirá la aventura con el eurodiputado Willy Meyer o los actores Alberto San Juan o Willy Toledo aunque prefiere resaltar la presencia de judíos españoles y antisionistas. “En los barcos de la coalición internacional van judíos supervivientes del holocausto, así que si somos atacados resultaría paradójico ya que los propios sionistas matarían a gente que ya fueron atacados por los nazis”, explica Miguel San Miguel.

Enfrente se encontrarán el mismo problema que hace un año: la resistencia de Israel para mantener el bloqueo a Gaza, un territorio de doscientos cincuenta kilómetros cuadrados donde sobreviven cerca de un millón y medio de personas. “Gaza sufre un asedio terrible. Gran parte de la población vive bajo el umbral de la pobreza o en la extrema pobreza. El paro supera el cuarenta por ciento y la situación se ha agravado desde la ‘Operación Plomo Fundido’ en la que el ejército israelí destruyó cientos de edificios, escuelas y hospitales”, relata Miguel San Miguel quien hace unos años actuó de escudo humano días antes del inicio de la invasión de Estados Unidos a Irak. La situación humanitaria de Gaza es insostenible. El estado de Israel les ha cortado el aprovisionamiento de energía y agua, “ni siquiera pueden pescar en sus aguas”, clama este soriano de nacimiento afincado en Gijón desde hace más de tres décadas. El bloqueo a la entrada de suministros y materias primas está suponiendo el cierre de todas las industrias. Además, no pueden exportar su producción agrícola. “Están estrangulados”.

Este asedio es lo que les ha llevado a plantearse una segunda flotilla de la libertad en la que participarán brigadistas de más de cincuenta países y que, como mínimo, estará formada por una quincena de embarcaciones. Un barco sueco ya está en altamar, el español, con cuarenta personas a bordo, partirá en unos días. En la bodega, cemento, material sanitario donado por algunos hospitales y material escolar, fundamentalmente cuadernos y lápices. En total, dos mil toneladas. “Estas son las armas de destrucción masiva que vamos a llevar los brigadistas españoles rumbo a Gaza”, señala con sorna Miguel San Miguel.

[Img #13421]
Los objetivos de esta aventura son: romper el “injusto e inhumano” bloqueo a Gaza, poner fin a la ocupación de los mares entorno a Gaza (la resolución 242 de Naciones Unidas, aprobada en el año 1967, exige la retirada de los territorios ocupados, como la franja de Gaza), llamar la atención de la impunidad con la que está actuando el pueblo de Israel en Cisjordania y, sobre todo, llevar esperanza a un pueblo abandonado por la comunidad internacional. “Vamos a intentar romper este bloqueo pero siguiendo las instrucciones de acuerdo con la legislación internacional. Nosotros no vamos contra ninguna ley, todo lo contrario, exigimos que se cumpla”, matiza el representante del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe.

 El viaje de los brigadistas lo paga cada uno de su bolsillo. El barco se ha tenido que adquirir a base de contribuciones anónimas y de instituciones políticas y sindicales. Están preparados para lo peor. Saben que no van a hacer un crucero por el Mediterráneo. El documental ‘Fuego sobre el Marmara’ describe las vicisitudes que pasó la primera flotilla de la libertad y temen que la historia vuelva a repetirse. “Es posible que suframos un abordaje, que haya muertos o heridos”, relata con sangre fría Miguel San Miguel. “Sabemos que nos pueden atacar con perros o incluso se ha hablado que nos pueden lanzar serpientes al barco”. Los integrantes de la segunda flotilla de la libertad no ofrecerán ningún tipo de resistencia. “No vamos a llevar ni siquiera una navajita. Si somos atacados nadie nos podrá acusar de nada. De hecho se llegó a plantear a Naciones Unidas que supervisara toda la carga que llevamos”.

[Img #13420]
El barco español zarpará en unos días de un puerto que no quieren citar por motivos de seguridad. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu visitó recientemente varios países, como Estados Unidos o Inglaterra, con el objetivo de evitar la salida de estos barcos. Al parecer ha llegado a mandar una carta a algunos presidentes y primeros ministros europeos reclamando que impidieran zarpar a las embarcaciones que conforman esta segunda flotilla de la libertad. “Esto va en contra de la legislación internacional”, protesta el activista asturiano. “Incluso ha llegado a presionar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que también llegó a enviar una carta a los presidentes europeos recomendándoles que impidieran la salida de los barcos. Ese señor, en vez de preocuparse porque se cumplan las resoluciones de la ONU, se convierte en agente sionista. Es lamentable”, critica Miguel San Miguel.  “Sabemos que defendemos una causa justa, que no podemos ser cómplices del silencio de los Estados y que estamos haciendo algo que merece la pena. Posiblemente si durante la Segunda Guerra Mundial la gente no hubiese sido indiferente ante las barbaridades que cometió Hitler hoy no tendríamos que haber soportado las dictaduras que hubo durante el siglo XX, incluida la de España”.

¿Tienen miedo? “Por supuesto. El miedo es consustancial al ser humano ante una situación de peligro. Sabemos que habrá un choque. Lo más probable es que asalten los barcos y sabiendo cómo se comporta Israel puede acabar de cualquier manera. Nuestra seguridad depende mucho del comportamiento que tenga el estado español, de la presión de los medios de comunicación y de la solidaridad de la gente, que la vamos a necesitar”.

Javier Montes

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

17 − 16 =