Una feria para el paladar

Con más de treinta restaurantes donde elegir, la feria gastronómica “Millesime Weekend” celebrada en Valencia, reunió a los mejores chefs de España que dieron a probar sus platos más exquisitos a precios para todos los gustos.

[Img #13415]
Valencia se convirtió durante el pasado fin de semana en la ciudad anfitriona de la alta gastronomía española. Los grandes chefs del país ofrecieron sus mejores manjares en miniatura en el evento que lleva por nombre “Millesime Weekend”, donde el paladar es el absoluto protagonista de unas jornadas organizadas con la idea de que todo el público degustara exquisitos manjares sin que el bolsillo fuese el gran perjudicado. En Feria Valencia, lugar escogido para la cita con la alta cocina, la horquilla de precios por ración oscilaba entre los dos y los cinco euros.

Toda una oportunidad para degustar productos tales como el erizo de mar o el caviar. El chef  Diego Gallegos ofrecía, según sus palabras, “el mejor caviar del mundo 100% español” que necesitó de catorce años para que el esturión estuviera listo para producir las huevas. Es un producto “muy gourmet”, explicaba Gallegos, “con un sabor exquisito”. Ya puede… pues el precio del caviar per sé ronda los 1.900 euros el kilo. En Feria Valencia podía degustarse por cinco.

Otro de los manjares generalmente prohibitivos es la trufa. El chef Pepe Rodríguez Rey había preparado para la ocasión “trufa hecha en un caldo de cocido”. El segundo jefe de cocina, Antonio Canales, aseguró que “la gente reaccionaba de manera muy aceptable y positiva” ante “la armonía que existe entre la creatividad y la tradición”.

[Img #13412]
Y nada mejor para deleitarse con tanta exquisitez que un buen vino, o una cerveza bien fresquita. El abanico de posibilidades, como en la comida, era bastante amplio. Un total de 32 restaurantes, otras tantas bodegas y 16 espacios de cerveza son parte de la oferta de esta feria gastronómica. 

“He venido para probar platos que de otra manera sería imposible costear”, comentaba Antonio. “Yo creo que también te predispone más a comer productos exóticos que nunca imaginarías que comerías, como el erizo de mar”, explicaba Jorge.

Originales, tradicionales, calientes, fríos, con salsa o sin ella. Había raciones para todos los gustos en una feria que, desde luego, dejaba un buen sabor de boca.

 

Lorena Padilla

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

15 − cuatro =

Lo último en "Empresas"

Reinventarse a los 40

Un trabajo aburrido, conciliación con la vida familiar, autorrealización personal, muchos son
Subir