“Olvido pero no perdono”

El jefe de Peláez, ese hombre que por mucho tiempo que pase y muchas páginas que le dediquemos nunca podremos llegar a explicar, no sabe de huelgas y, ante la ausencia de Peláez el 14N, pensaba que a su redactor algo le había sucedido y, para recuperarlo, ofrecía una recompensa: un cucurucho de castañas.

[Img #16483]
Porque, aunque pasan juntosdía, tarde y noche, el director del periódico y nuestro querido redactor nologran comunicarse, tal y como sucedió el lunes cuando Peláez acudió a laredacción con un collar víctima de un accidente cuyas interioridades no logróhacer comprender a su superior. Así pasan las semanas, así pasa la vida, de vezen cuando enjuagada, en el caso del jefe, en vino. Ayer mismo llegó con unanotable curda a la redacción porque necesitaba olvidar. ¿El qué? Nadie, ni élmismo, lo sabe. Eso sí, afirmó, en una de sus célebres frases, que él olvida,pero no perdona.

 

Jueves, 15 de noviembre

 

– ¿Qué hace, jefe?
– Hombre, Peláez, usted por aquí…
– Pues claro… ¿Se puede saber por qué clava una foto mía en el corcho?
– Lo creía desaparecido, Peláez, daba una recompensa a quien le encontrara.
– ¿Y qué daba?
– Un cucurucho de castañas.
– Será posible…
– Calientes, eh…

– Es lamentable.
– ¡Es que ayer no vino, Peláez!
– Era la huelga general, jefe, a causa de los recortes de derechos que nos handejado al borde del abismo, de los despidos, los desahucios, los rescatesbancarios…
– Ya, bueno…
– ¿Usted vino, entonces?
– Pues sí, iba a quedarme en casa, pero tengo aquí el whisky, ya sabe…
– Esquirol.
– ¿Esquirol? ¿Quién es ese? ¿El becario catalán?
– Usted jefe.
– Yo soy De Domínguez De Zafra De Martínez De Gañán. No hay ascendenciacatalana en mi familia.
– Le disculpa su estulticia, jefe…
– Perdonada está la tal Estulticia, ¿qué me había hecho?
– Nada, jefe.
– Pues estamos en paz, entonces. Hala, a currar, pordiosero.

 

Viernes, 16 de noviembre

 

– ¡Buenos días,Peláez!
– Buenos días, jefe…
– ¡Peláez! ¿Trabaja usted para la mafia?
– No, jefe…
– ¿Tiene un programa de madrugada en Radio 3?
– Más quisiera…
– ¿Duerme el crítico teatral y no quiere molestarlo?
– Qué va, le despidió hace meses…

– ¿Entonces? ¿Por quéesos susurros sicilianos?
– Catarro, jefe.
– Vaya hombre, tome, dé un trago.
– ¿De la petaca?
– Claro, el whisky es lo mejor para la gripe. Yo lo tomo siempre.
– Usted lo toma aunque no tenga nada, jefe.
– Medicina preventiva, Peláez, ¡hip! Hoy llevo ya varias dosis.
– Gracias, jefe. La verdad es que ntra bien…
– Bueno, bueno, no se pase, que luego se pone sentimental y escribe dramones.
– ¿Y no puedo hacerlo, ¡hip!?
– Claro que no, Peláez, el drama no vende, hay que escribir alegrías, ¡hip!
– Mire alrededor, jefe, la realidad es un drama ¡hip!
– Es cierto, Peláez…qué tristeza… snif… ¡hip!… snif
– Enorme… ¡hip!…snif… deme un abrazo…
– Aquí lo tiene… ¡hip!… snif… Le quiero, mucho ¡hip! Peláez
– Y yo ¡hip! A usted, jefe…

 

Lunes, 19 de noviembre

 

– ¿Va de modernilo,Peláez, con ese collar surfero?
– De surfero nada, jefe, he tenido un accidente.
– ¡Oh, Dios! ¡Quién ha sido que me lo bajo!
– Fue involuntario, jefe, alguien me dio por detrás.
– Esos tugurios en los que anda usted…
– Que no, fue con el coche, en la autopista.
– ¿Pero cómo?
– Es que estaba parado en el arcén

– ¿No llevaba ustedluces?
– De posición.
– ¿Estaba cagando? ¿En mitad de la carretera? ¿En qué pensaba, Peláez?
– Déjelo, jefe.
– Lo dejo, lo dejo… prefiero no saber más de tan truculenta historia… pero,puede escribir ¿no?
– No, jefe, el médico me ha prescrito reposo absoluto.
– El único reposo absoluto que existe es la muerte.
– El caso es que tengo que estar tumbado.
– Le llevaré las noticias a la cama.
– No sé, jefe…
– Le arroparé con la portada…
– Es que…
– Venga, no se hable más, acuéstese, acuéstese…
– Jefe, yo…
– Escribe niño, escribe ya, que vienen los cuervos y nos joderán…
– Uy, qué sueñecito, jefe…
– Bueno, bueno, no se duerma y redacte, redacte…

 

Martes, 20 de noviembre

 

– ¿A qué se debe estesilencio, Peláez?
– A qué va a ser, jefe… A que no queda nadie.
– Ya…
– No olvide que usted los despidió…
– Lo sé, Peláez, pero tenía que decidir entre personas o beneficios.
– Ni me lo cuente…
– Los beneficios no se cogen bajas, Peláez.
– Pero tampoco redactan noticias.

– Para eso estáusted.
– Sí, y para todo lo demás.
– El caso es que necesitamos algo de vida en esta redacción, Peláez.
– ¿Contratará a alguien, jefe?
– Que no, pesao.
– ¿Entonces?
– Tome…
– ¿Cinco euros?
– Compre unas tortugas.
– ¿Tortugas?
– Sí, que se paseen por aquí y me coman los padrastros
– Eso no arreglará nuestros problemas, jefe. Necesitamos periodistas.
– Las tortugas aprenden rápido, Peláez. Usted les enseñará.

 

 

Miércoles, 21 de noviembre

 

– Ese Peláez quequiero y que taaaaanto adorooooo…
– Jefe…
– Ese Peláez de ensueño es unnn tesoroooo…
– ¿Está borracho?
– Me temo que sí, Peláez, bebo para olvidar.
– ¿El qué?
– ¿El qué.. qué?
– ¿Qué quería olvidar?

– ¡Joder! ¡No meacuerdo!
– Entonces ha conseguido lo que se proponía.
– Sí, Peláez, aunque olvido pero no perdono.
– Al revés, jefe.
– Uuuiiiiaaaaggguuufffffiaaaa…
– ¿Pero por qué hace el pino?
– ¿No me ha dicho que al revés, cenutrio?
– Me refería a la frase, es perdono pero no olvido, ponga los pies en el suelo.
– Uf, menos mal, se me subía el vinorro a la cabeza.
– Venga, jefe, lávese un poco la cara, en media hora llegan los cuervos.
– ¿Media hora?
– Sí.
– ¿Está seguro?
– Claro.
– ¡¡¡Secretaria!!!
– No tiene, jefe.
– ¿Cómo que no tengo?
– Le aplicó el ERE.
– Carajo…
– Pero le aseguro que en media hora estarán aquí los cuervos…
– Seguro, ¿no?
– Fijo.
– Pues déjeme dormir quince minutitos…
– ¡Jefe!
– Chissst… baje la persiana, así, así…


Los cables de las conversaciones que mantiene Peláez con su jefe (#Pelaezleaks) en la redacción de un periódico de provincias los puedes encontrar a diario en la página oficial en Facebook de 360gradospress.


La foto es de Marga Ferrer

David Barreiro

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince − tres =

Lo último en "#Pelaezleaks"

El fin

Tarde o temprano tenía que llegar. Lo intuíamos, lo temíamos, lo esperábamos.

Confusión

La semana comenzó el pasado jueves –así son estos dos tipejos– con

Irrepetible

El jefe de Peláez es un hombre inculto pero culto, lelo pero
Subir