MrGranbomba, Jorge Cremades y el poder de internet

Dos activos usuarios alicantinos de las redes sociales han protagonizado con solo unas horas de diferencia sendas polémicas en internet que han trascendido a la opinión pública, volviendo a demostrar el poder amplificador de la red y la importancia de una gestión reflexionada de las mismas.

[Img #24929]

 

Dos de los bombazos del año en las redes han llegado en los últimos días de 2016. Jorge Cremades y MrGranbomba han vivido (y sufrido) en primera persona el efecto bola de nieve, o cómo la viralidad de las redes sociales puede triturar en cuestión de horas la reputación de cualquiera. Ambos jóvenes comparten su procedencia, Alicante, así como el vehículo que usan para llegar hasta su público, internet, y a través de sus vídeos de humor y sus apariciones en la prensa han salido mal parados de su exposición pública en la red.

 

El poder de las redes sociales es tal que ha llevado a una paradoja a Sergio Soler, alias MrGranbomba. En una de sus recurrentes bromas por la calle grabadas con cámara oculta, el ‘youtuber’ fue agredido por un trabajador al que llamó ‘caranchoa’. El debate generado acerca de si merecía o no la agresión (más inclinado hacia el sí en internet) ha alcanzado tal magnitud que, tras el incidente, el joven alicantino ha dado entrevistas en distintos medios (como ésta o ésta) en las que básicamente, y pese a haber sido él el agredido físicamente, pide disculpas al otro protagonista de la escena.

 

Artículos en prensa, otros ‘youtubers’ subiendo vídeos a sus canales opinando al respecto y un bombardeo al perfil en Twitter de MrGranbomba han sido algunos de los efectos colaterales, entre los que se ha colado la RAE con su pertinente aclaración de la forma ortográficamente correcta de escribir el término. El alicantino, que cuenta con medio millón de suscriptores a su canal, ha anunciado ya a través de distintas vías que baraja la opción de hacerse a un lado y abandonar su faceta de bromista de cámara oculta.

 

Sin apenas días de margen para que se bajase el suflé del fenómeno ‘caranchoa’ en las redes, la diana de los dardos se ha girado para situar en su punto de mira a Jorge Cremades. El también alicantino ha sido el precursor, al menos en España, de un formato de entretenimiento exprés: vídeos cortos, de unos pocos segundos, con gags cómicos, y que compartía a través de redes sociales. Su página de Facebook cuenta con más de cinco millones de fans, y aunque su contenido ha estado en entredicho mucho tiempo por el supuesto carácter machista de sus publicaciones, no ha sido hasta que ha concedido una entrevista con El Español el estallido de la gran polémica.

 

El titular (“hay más violaciones a hombres que a mujeres”) y unas preguntas sobre temas serios en las que estaba manifiestamente incómodo han terminado con Cremades en el disparadero. Las acusaciones de machismo al alicantino han provocado que en Elche, ciudad próxima a donde nació, hayan cancelado una actuación prevista para este fin de semana por sus comentarios en la entrevista.

 

Incluso un diputado del Congreso, Gabriel Rufián (ERC), ha aprovechado para subirse al carro y mezclar la polémica con su campaña incesante contra Ciudadanos, rival político en Cataluña. Ejemplos de cómo una sola mala acción en internet puede incluso derribar una trayectoria, y de qué manera el efecto bola de nieve y la estrecha relación entre prensa digital y redes sociales acelera los procesos de opinión pública hasta lograr encumbrar o conseguir el fracaso de quien se ponga por delante.


@ivan_munoz

Iván J. Muñoz

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince − siete =

Lo último en "Local"

Subir