El Cabañal, al desnudo

Varios vecinos de este característico barrio de la ciudad de Valencia abrieron el pasado fin de semana la puerta de sus casas de par en par para albergar diversos espectáculos de teatro en su versión más íntima. ¿El objetivo? Mostrar que ‘El Cabanya’l está más vivo que nunca.

[Img #13980]
Un escenario improvisado. Esta es la forma que tomó el barrio valenciano de El Cabanyal durante un par de días gracias a una iniciativa pionera en la ciudad y en el mundo de las artes escénicas: el I Festival Cabanyal Íntim. Desde el teatro para niños y adultos hasta la danza contemporánea, pasando por acciones poéticas dramatizadas. En total, fueron once propuestas diferentes las que tomaron las cocinas, salones, habitaciones o terrazas de distintas casas de este antiguo barrio de pescadores, las cuales fueron cedidas de manera totalmente altruista para la ocasión por sus propietarios.

Recorrer las etapas de una pareja a través de la danza y la música; acompañar a unos niños perdidos en el tiempo en una sala de juegos anclada en un pretérito imperfecto; adentrarnos en la memoria de una legendaria artista de cabaret underground; ser testigos de cómo una familia escribe su historia de vida en una misma casa a lo largo de los años; traspasar las fronteras del pasado y del presente, de la realidad y de la ficción, mediante una acción presencial y otra audiovisual… Estas son algunas de las experiencias que formaron una concurrida primera edición del festival. Todas ellas originales, pues han sido creadas exclusivamente para el mismo, y compartiendo una esencia común: El Cabanyal.

[Img #13979]
Así, promovida por la plataforma Salvem el Cabanyal y la compañía Francachela Teatro, esta aventura ha permitido que decenas de personas conozcan de primera mano la riqueza y la historia de una zona de arraigada tradición marítima que está en plena búsqueda de un nuevo resurgir. Los artistas, quienes también participaron desinteresadamente de este proyecto, tuvieron asimismo la oportunidad única de poder alejarse de los espacios escénicos convencionales para pasar a integrarse en la intimidad de una casa particular. “Hemos apostado por la sencillez total. Una de las claves ha sido memorizar los espacios. Los artistas han tenido que hacer sus actuaciones en ellos tal como estuvieran. En ese sentido, el espacio sí que ha sido un condicionante. Pero hemos querido mostrar las casas tal y como están, vivas y con gente que quiere permanecer aquí y salvar el barrio. Es por ello que han abierto sus puertas y su corazón”, reflexiona Jacobo Julio, director del festival.

Porque invadir la privacidad de un hogar nunca estuvo tan bien visto, El Cabanyal seguirá desnudándose en futuras ediciones.

Laura Bellver

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − 8 =

Lo último en "Local"

Subir