La Voz del Interior

Drama basado en la vida de Richard Pimentel, un orador vocacional y popular escritor que en 1990 consiguió que fuera aprobada una ley en defensa de los derechos de los discapacitados en Estados Unidos.

[Img #20674]
Su madre abortó siete veces antes de darle a luz. Su padre falleció en el colmado que regentaba al caerle un bidón de madera en la cabeza. Richard, un chaval espabilado, levanta la mano en clase y empieza a hablar. La Voz del Interior nos cuenta su vida -basada en hechos reales- desde que nace hasta que encuentra su lugar en el mundo. El camino no es ni mucho menos fácil y la historia, por momentos, conmueve.

 

El director nos lleva a Vietnam, donde Richard (Ron Livingston) se queda medio sordo en una emboscada. Mientras poco a poco va perdiendo su mundo (padre fallecido, madre esquizofrénica encerrada en un hospital y problemas de comunicación con todos), una voz le surge del interior: luchar por los derechos de las personas que sufren alguna minusvalía.

 

Richard se hace famoso y conoce el amor. Da charlas por todas las grandes ciudades de Estados Unidos. Escribe un libro y triunfa. Pelea hasta lograr un objetivo: que las voces que nunca han sido escuchadas lo sean, que quienes son discriminados por su minusvalía dejen de serlo.

 

Si Richard Pimentel consiguió dejar un mundo mejor no podemos decir lo mismo del director de La Voz del Interior, Steven Sawalich. Es cierto que nos cuenta una historia desconocida para la inmensa mayoría del planeta pero lo hace de tal manera que el largometraje resulta malo, insulso y aburrido.


@JavierMontesCas

David Casas

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

catorce + 9 =

Lo último en "Giros"

pérdida

Pérdida

La ausencia de alguien que quieres es un dolor que quema tan

Gitano

Te gustaba beber la vida de un trago y viajar por un
Subir