El huésped

Por Marga Ferrer

[Img #14467]
Yo soy de pueblo.

Recuerdo aquellos veranos al lado del mar, aquellos en los que nuestra casa se llenaba de huéspedes. Eran invitados de mis padres que años mas tarde serían otros, invitados de mi hermana, y después, otros, mis propios invitados.

Para el huésped siempre todo lo mejor. Mi madre sacaba la mantelería bordada y los cubiertos aquellos que costaban tanto de limpiar. Se sacrificaba al mejor animal del corral para satisfacer al huésped y las verduras frescas de la huerta y nuestro vino, que era nuestro y por ello lo considerábamos bueno. No se hacían grandes alardes en casa el resto del año, pero cuando venía el huésped, sí. “No hagas ruido, hija, el huésped duerme. No molestes a nuestro invitado, hija. ¿Qué quieres que diga cuando se marche de casa?…”

Han pasado muchos años ya, pero los valores son los mismos, los que sigue aplicando mi hermana y los que aplico yo; lo mejor que uno tiene es para el huésped.

Mi padre decía: “No por no ser rico ni culto uno deja de ser inteligente. No por ser mujer se es menos valiente, ni menos fuerte. No por ser de pueblo uno es menos, ni mas…”. Defender la identidad de un pueblo es mostrar y regalar con toda la generosidad. Es compartir, sin imponer, sin obligar, sin esperar nada.

… Y si el huésped gusta, bienvenido a casa.

@Marga_Ferrer

Inma Aznar, periodista

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

dieciseis − nueve =

Lo último en "Giros"

Subir