Punk Rock Jesus: crucificando a Sid Vicious

Decir que la realidad supera la ficción es un lugar común que resulta imposible de desterrar por completo cuando hablamos de televisión. Y es que las cadenas llevan años compitiendo en una carrera desenfrenada por conseguir el reality definitivo. En Punk Rock Jesus el autor Sean Murphy le da una vuelta de tuerca a esta competición obsesiva y se pregunta qué pasaría si alguno de estos canales encontrase el formato perfecto: mostrar la vida del primer clon de Jesucristo.

[Img #21876]
Partiendo de una idea que bien podría recordar aquella gran obra de Milos Forman, El show de Truman –de hecho el autor reconoce abiertamente la influencia de esta película en el desarrollo de la obra–, el dibujante y guionista norteamericano crea uno de los mejores cómics estadounidenses de los últimos años. El niño Chris, un clon del mismísimo Jesucristo creado a partir de los restos del Santo Sudario de Turín, se convierte en la estrella de un particular reality que divide a la sociedad de medio mundo, gran parte de la cual sigue el espacio esperando ser testigos en directo de un milagro que convierta al pequeño en un nuevo Mesías.

 

[Img #21879]
Pero el milagro no llega y según pasan los años, el pequeño va creciendo y, fiel al personaje histórico, va rebelándose también contra el sistema establecido. Sin embargo, el vehículo que escoge este nuevo Cristo no es la prédica en los mercados sino una manera diferente de hacer circular sus mensajes: convertirse en un émulo de Sid Vicious y darle caña al punk.

 

Aunque el protagonismo del clon no es exclusivo ni excluyente. En Punk Rock Jesus, Sean Murphy construye un relato coral en el que logra aportar voz a todo el entorno de la estrella para construir una demoledora crítica coral a la sociedad contemporánea. Desde los integristas que odian y adoran al nuevo Redentor hasta los detractores del mismo, pasando incluso por su propio guardaespaldas, un ex terrorista del IRA arrepentido. Todos tienen voz propia en un relato múltiple y muy sólido.

 

[Img #21877]
Es curioso que tras un guion tan redondo y complejo haya un autor conocido principalmente por su trabajo a los lápices. Dibujante consolidado en Vertigo y veterano de algunas de sus series insignia de los últimos años, como American Vampire, Sean Murphy afrontó con este Punk Rock Jesus su primer trabajo como guionista y director de una colección. El resultado no solo estuvo a la altura, en realidad superó con creces las expectativas. Punk Rock Jesus puso de acuerdo a lectores y a críticos, funcionó bien en los kioscos y logró hacerse con el premio de IGN a la mejor miniserie de 2012.

 

Mención aparte merece el estupendo trabajo del autor a los lápices que, con su descarnado blanco y negro, supone un acompañamiento ideal para una sátira descarnada y cruel que, en realidad, es tan dura como pueda serlo la vida misma. Y es que, pese a la provocadora premisa y al provocador título, bajo Punk Rock Jesus se encuentra un imprescindible retrato contemporáneo.


@elplumilla

Javier Montes

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 + 15 =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir