Murena: El poder en los tiempos de Roma

Hay que reconocerlo. En materia de cultura, nuestros vecinos galos nos llevan mucha ventaja. No lo digo solo porque allí el cómic sea un medio de expresión literaria reconocido y prestigiado. Es que además en el país galo es posible plantearse una serie histórica ambientada en las intrigas políticas que llevaron a la caída de la dinastía Julio-Claudia y convertirla en una epopeya de éxito como Murena.

[Img #20991]


 

[Img #20988]
Partiendo de la biografía de un personaje inventado, Lucio Murena, este cómic escrito por el belga Jean Dufaux nos lleva a los últimos días del reinado del emperador Claudio y la sucesión de este por su infausto hijastro. La narración nos traslada al centro de la propia Historia, con mayúscula, puesto que el ficticio Murena es un amigo de la infancia del futuro emperador Nerón que vive en primera persona los tejemanejes de la madre de éste, Agripina, para llevarlo al trono. 

 

Pese a que Dufaux se toma ciertas libertades con los sucesos históricos, la verosimilitud de los hechos es uno de los principales puntos a favor de Murena que tiene la gran virtud de permitirnos llegar a comprender por qué la historia se desarrolló como lo hizo. Ese es uno de los principales valores de este cómic que, pese a no pretender ser nada más que una obra de ficción, hace gala de un gran esmero en la recreación de los escenarios y la indumentaria romana.

 

Gran parte del mérito de esta verosimilitud está en el trabajo gráfico del ilustrador Philippe Delaby, un dibujante curtido en las viñetas de carácter histórico y fantástico como Bran o La canción de las landas perdidas, que tristemente falleció a principios de este año, después de haber completado ocho volúmenes y dos series de Murena.

[Img #20992]

A través de las vivencias de este personaje inventado y de gran parte de aquellos con los que se rodea, el cómic nos traslada a los primeros años de nuestra era para mostrarnos el efecto que el poder tiene en los miembros de la familia imperial. Desde el emperador Nerón hasta el que fuera su mejor amigo. Construido como una saga que nada tiene que enviarle a otras epopeyas familiares del cine o la televisión –las comparativas con los Corleone o, incluso, con Heisenberg y los Soprano son inevitables–, el retrato coral nos permite aproximarnos a la historia desde ángulos muy diferentes que van desde las clases más altas hasta los propios esclavos que también anhelan ser ellos un día los amos.

[Img #20990]

Y es que Murena es principalmente un retrato del poder y de cómo este afecta a las personas. Un relato que, afortunadamente, no se deja llevar por estereotipos preconcebidos y que busca comprender como el ejercicio continuado de ese poder cambia a las personas, casi siempre a peor. Un relato, en realidad, muy necesario para los tiempos que corren.


@elplumilla

332

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

2 × cinco =

Lo último en "Clásicos del Cómic"

Subir