Buscando titulares…

Por Óscar Delgado, periodista

[Img #13348]
Me encontré esta semana con jugosas formas de entender lavida alejadas del ajetreo urbano, de la vida contada desde corbatas y trajes,de tweets de ida sin vuelta, de Bob Esponja, incluso de Patricio. Entre JavierMarías y Josep Pla cabalgué entre enamoramientos entendidos como parte sucia dela vida, de esa pereza que debe dar encontrarse bajo el paraguas del ‘me lo sétodo’ y ahora tengo que ver cómo sufren los que ‘no saben nada’ y se enfrentana los peligros superados por los otros.

Me encontré con historias del mar, salado claro, de laspequeñas cosas que encierra el aburrimiento y del detalle que el escritorcatalán transformaba en virtud para quien sabía sobreponerse al tedio y valorarlas cosas de las que se componen lo cotidiano, lo nuestro, lo clásico, lotradicional, el folclore, la vida, los personajes que transmiten de generaciónen generación su saber con la campechanía que da el escuchar, el quereraprender y el absorber hasta plasmar con tinta el saber acumulado.

Me encontré con reflexiones cercanas a valorar qué significael descanso en tiempos de ajetreo estandarizado a golpe de click, deexpresiones cercanas al luego te llamo o al estoy reunido sine die para pensar.La verdad es que el descanso tendría que acaparar gran parte de los titularesdel día a día y no por ello renunciar a los quehaceres de los que solemoscolgar nuestro ego en sociedad.

Me encontré con ganas de pensar sobre el aburrimiento sin ellecho de información del afortunado Josep Pla; de reflexionar sobre elenamoramiento sin la capacidad analista de Javier Marías; de descansar sinsentirme mal por ello, aferrado a la tranquilidad escrita de una reflexión cuyacoartada profesional quedó justificada por el título, buscando titulares, y porel espacio en el que estas palabras son publicadas, este semanario.

Con todo, ¿qué es el descanso?

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

veinte − cinco =

Lo último en "Giros"

Así soy

Así soy

Un porrón de años como periodista y nunca me parecieron muchos. Ahora
Subir