2008.com

Por Óscar Delgado, periodista

Tendemos a cerrar etapas para que el cálculo de nuestro tiempo sea más accesible y fácil de domesticar. Así llegamos al final de 2008, un año para resumir en cuatro o cinco grandes acontecimientos que han marcado la existencia global de las personas que han visto ganar unas elecciones al que será el primer presidente negro de Estados Unidos, que han asistido a las proezas olímpicas de los superdotados del deporte, que han lamentado el recrudecimiento de los conflictos en Oriente Medio, que han sufrido la barbarie del terrorismo, que han saboreado la liberación de Ingrid Betancourt, el desmantelamiento por enésima vez en la historia de la cúpula de ETA, la crónica rosa de la presidencia francesa o la victoria de España en la Eurocopa de fútbol, con la eliminación de Italia en la tanda de penaltis incluida.

Ecos de actualidad servida puntualmente por los medios de comunicación de la oficialidad, los mismos que corren la cortina cuando no interesa ver. Hechos, todos ellos, que han llenado horas de parrillas radiofónicas, de 59 segundos bien o mal empleados en la pequeña pantalla, de columnas escritas con máquina de escribir o en soporte informático y de otras fórmulas más o menos dicharacheras de hacerse oír en el ciberespacio de todos, el que trasciende del cortinaje mediático. Porque 2008 también ha sido un año más para la www, el lugar donde están condenados a perpetuarse los medios de comunicación tradicionales, donde los editores conocen que desembarcarán sus plantillas en un futuro no muy lejano, cuando el papel diga basta. La puerta de la globalidad está abierta desde hace tiempo, pero cada vez absorbe a más devotos, incluidos a los escépticos o tradicionalistas que se amarran a la nostalgia para no creer en la evolución lógica de los acontecimientos.

2008 se va como llegó, pero tierno. Ha supuesto la etapa más dinámica de las calculadas por lo humanos en lo que llevamos de historia. Con todo, para intentar conocer la actualidad que nos queda por vivir, sacaremos la escuadra y el cartabón para comenzar a recorrer 2009, el año que los expertos a sueldo vaticinan como el más crudo de las crónicas para las arcas mundiales. Desconocemos la verdad de tales aseveraciones pero, por si acaso, recurriremos el mejor cava para desearles una próspera actualidad en el impar que entra. Salud.

Víctor Sariego

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

5 × 3 =