Verónicas desde el XIX

Intelectuales, toreros y cronistas marcan la historia de una taberna que ha pasado de maestro en maestro desde 1830

ÓSCAR DELGADO, Madrid. Díaz Cañabate siempre escribía en la misma mesa de la Taberna de Antonio Sánchez. El periodista, escritor y crítico taurino llegaba a esta tasca, ubicada desde 1830 en el número trece de la calle madrileña Mesón de Paredes, con la solera que le conceden sus casi 200 años de vida porque encontraba, como en su momento hicieron otros intelectuales de la generación del 98, fuente de inspiración en los callos a la madrileña, en el rabo de toro o en la olla gitana con las que su propietario, siempre torero desde su apertura, le deleitaba.

Su actual dueño, Francisco Cíes, ‘Curro’ como le gusta que le llamen sus amigos, también fue maestro del toreo y en el encuentro que 360gradospress mantuvo con él en el local, no dejó de saborear la historia de sus paredes con la mirada perdida en los carteles, cabezas de reses (como la de Fogonero, toro con el que Antonio Sánchez tomó la alternativa), dedicatorias, fotografías y otros artículos publicados con el paso de los años en referencia a la taberna.

Conversador nato, admirador de sus clientes, se jacta de haber recibido clases de Gloria Fuertes en la misma taberna, cuando con 14 años llegó a la capital, de haber guardado las cosas que sus comensales no querían y de haber conseguido un tesoro con ellas. Prefiere mantener en el anonimato a muchos de los insignes nombres que han frecuentado la taberna a lo largo de la historia, los que la visitan ahora y los que no volverán porque se fueron sin pagar, “como un famoso cantaor, que aún estoy buscando para que me pague”, bromea Curro.

El fundador de la taberna fue el picador Colita, luego llegó a manos del torero Cara Ancha, la heredó el padre de Antonio Sánchez y después su hijo hasta que el paso del tiempo lo dejó bajo la responsabilidad de Curro, matador hasta los 37 años, “yo nunca fui subalterno de nadie, el tener miedo hace arte y por eso yo también fui matador”, explica el actual propietario entre otras anécdotas entre las que no pudo resistir hacer mención a José Tomás, del que a su juicio “no ha parido madre otro torero igual”.

360gradospress

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

19 − 13 =