Una cenicienta sin hada madrina

Entrenamos con el CD L’Alcudia, probablemente uno de los peores equipos de fútbol de España

ÓSCAR DELGADO, Valencia. Cero puntos en 25 jornadas, cero partidos ganados, cero empatados, 101 goles en contra y sólo 12 a favor. El CD L’Alcudia, equipo que milita en el grupo quinto de la primera división regional valenciana, lugar de origen de ilustres ex valencianistas como Palop y Voro, afronta las últimas cinco jornadas del campeonato liguero con la única aspiración de conseguir algún punto. Sin embargo, tienen más moral que el Alcoyano y su nuevo entrenador, Ramón Cifres, llegado al club a mediados de febrero como tercer recambio de la temporada en el banquillo, al menos ha conseguido que los jugadores entrenen (sólo quedan 4 de los que estaban antes de que él llegara), que crean en la victoria y que tengan la confianza de no terminar la temporada a cero. 360gradospress se acercó esta semana por el campo de entrenamiento de fútbol 7 que el Ayuntamiento de esta localidad valenciana les cede para que sus objetivos y sus sueños se cumplan.

La pizarra del míster apunta hacia “sacar algún punto al menos en casa. Quedan cinco jornadas, y si sacamos tres ó cuatro puntos sería un buen registro, ya que llevo menos de tres meses en el banquillo, he tenido que rehacer el equipo al completo y es muy difícil. Como es imposible mantener la categoría, por lo menos ganar algún partido para terminar la temporada con un buen resultado que sirva para reestructurar el equipo de cara a luchar el año que viene otra vez por el ascenso”. Ramón Cifres está satisfecho con el trabajo que está desarrollando en el club. Cuando él llego, “por motivos deportivos o económicos” los jugadores ya ni siquiera iban a entrenar. “Antes venían siete, hoy tenemos 22 fichas y se ejercitan con normalidad”. Ha conseguido el milagro tirando de los jugadores que jugaban antes con él en las categorías inferiores. “Les he pedido un poco de honor, de sacar pecho, de decir ‘aquí estamos’. La temporada no está perdida, los chavales tienen que venir a dar lo que tengan y a hacer lo que puedan hacer”.

Un campo de fútbol 7
La plantilla tiene una edad media de 22 años. La mayoría de los jugadores trabaja y compatibilizan sus ocupaciones con las del equipo. Se sufragan los gastos de desplazamiento, normalmente acuden en vehículos privados al campo donde les corresponde jugar cada jornada. Desde la junta directiva muestran su malestar con el Ayuntamiento porque les han dejado el peor campo de entrenamiento de las instalaciones deportivas municipales. “Ni siquiera tiene las medidas reglamentarias”, afirma uno de los directivos. Es un campo de fútbol 7, en el que los jugadores encuentran unas dimensiones más reducidas que en el que juegan cuando compiten y unas porterías más pequeñas que las reglamentarias. “Lo de las porterías daría igual, porque si meten un gol en estas que son más pequeñas, seguro que también son capaces de hacerlo en los partidos, donde se enfrentan a las grandes, a las reglamentarias”, señala el entrenador, quien lo que sí lamenta es que “tengamos que entrenar en un campo estrecho que no tiene nada que ver con el reglamentario”.

Probablemente, el peor equipo de España
Al entrenador le pesa entrenar a uno de los peores equipos de fútbol, en cuanto a resultados se refiere, del ámbito nacional. Cires argumenta que “claro que me pesa, pero, ¿qué hacemos?, ¿abandonamos? Cuando cogí el equipo y el presidente me dijo que esto es lo que había yo también sabía lo que había. Le dije que salvarnos no nos íbamos a salvar, que teníamos muy difícil ganar partidos porque había que reestructurar todo el equipo. Y una plantilla casi nueva no tiene el espíritu de competición que necesita, y más a las alturas de la temporada que la he cogido, cuando el resto de equipos sí tienen ese ritmo y, por lo tanto, son mucho más superiores. Hay chavales que hace año y pico que ni siquiera jugaban”.

Un presidente valencianista
Coincide que el presidente del CD L’Alcudia también preside la Agrupación de Peñas Valencianistas. Se llama Jaume Part y, en los últimos tiempos, además de lidiar con las penurias de su equipo en la división regional, ha visto su actividad condicionada por la penosa situación financiera del Valencia C.F. Precisamente, durante la primera etapa del CD L’Alcudia esta temporada, coincidiendo con la presencia en el banquillo de otros entrenadores y con las eliminatorias de UEFA disputadas por el equipo ché, los jugadores ni siquiera acudían a los entrenamientos con la excusa de ver el partido del Valencia C.F. “Eso ahora no ha vuelto a pasar, no hay que ver al Valencia ni a nadie, hay que entrenar y jugar; y yo lo estoy logrando”, sentencia el entrenador.

El Benítez del CD L’Alcudia
Como ninguna situación deportiva es lo suficientemente grave como para perder el sentido de la ironía, Cifres se autodefine como el ‘Rafa Benítez de L’Alcudia’: “Incluso yo lo tengo más difícil que él porque aquí no hay dinero y hay que convencer a los jugadores de que tienen que estar, que tienen que entrenar y que, a pesar de la situación, deben salir a ganar”. El entrenador continúa con la ironía al referirse al CD L’Alcudia como la cenicienta que “en vez de tener a un hada madrina ayudándonos la tenemos dándonos porrazos, nos merecemos un poco más de respeto”. Cifres, como la junta directiva, apunta a que el equipo es el patito feo del municipio, ya que tiene por encima a otro en la categoría Preferente que, a pesar de contar con más recursos, tampoco acumula una trayectoria exitosa.

Organigrama CD L’Alcudia: Jaume Part (presidente), Javier Ribes (vicepresidente), José Granell (coordinador de la Escuela de Fútbol de L’Alcudia) y Paco Porta (directivo), Ramón Cifres (entrenador).

F.C.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

quince − 3 =